EN EL FURGÓN DE COLA

EN EL FURGÓN DE COLA

I

Aunque con años, de potro

Tiene la altura y sin tino,

Con su aspecto cansino,

Al tener que coger otro,

Se quedó a medio camino;

Aunque con gran disimulo

A Podemos le abrió el culo,

Y aunque en ser algo se empeña,

El papel que desempeña

En Política, … ¡es nulo!;

 

Aparecer en la Tele,

Sin saber que en ella pace

Él su requiescat in pace,

Por ser ahora un pelele,

Es lo único que hace;

No sabiendo en qué huerto,

Pues en arar no es experto,

Ha de sembrar su pepino

De Político mezquino,

Lo plantó en el desierto

 

Del hoy Unidas Podemos …

Si en su Partido penacho

Llevó, y en su despacho

Fue Jefe, ahora vemos

Que solo es un mamarracho,

Que ha perdido hasta el don

Varonil y baila al son

De un feminismo de capa

Caída, con la que tapa

Lo suyo … ¡el tal Garzón! …

II

No es de buen oír … Cuando

Encuentra la ocasión

De hablar sin ton ni son,

Cree que se está meando

Quien le presta atención;

Político de postigo,

Que le ha abierto algún amigo,

Sigue siendo de temer

El Simancas, y el tener

Que oírlo … ¡es un castigo!;

 

Con su mirar de pez muerto,

Tras haber ido de copas

Y haber quedado sin ropas

En el último entuerto

De su Partido, … El Sopas,

Siempre que abre la boca,

Le siguen llamando … Poca

Suerte la suya, aunque sigue,

Por si acaso la consigue,

Como una lapa a la roca;

 

Le va su cuerpo de sapo,

Como el seso de microbio,

Pues aunque sufra oprobio,

Que queda hecho un trapo,

Siempre que habla, es obvio;

Si además de poca es mala

Su suerte, y tiene a gala

Perder en cada porfía,

Al Psoe mejor le iría

A este pájaro … ¡darle ala!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído