EL REPARTO

EL REPARTO

 

Con la Constitución nos iba bastante bien,

Hasta que el Zapatero, por vengar a su abuelo,

Nos vino con la Memoria Histórica … ¡fetén!;

Si entonces hubiera habido tan solo cielo,

Dios habría creado el infierno también,

Para darle su merecido a este camelo,

Engendro del diablo, tan vil y tan cruel,

Que no ha habido en España nadie como él;

 

 

El insigne Suarez consiguió que en el Congreso,

El Carrillo y la Pasionaria tuvieran escaño,

Poniéndoles candado de oro a la sin hueso,

Dándose la mano y, cubierto con el paño

Del perdón, quitándonos de encima el peso

Del odio, que había causado tanto daño…

Tanto como el Zapatero, y me quedo corto,

A su madre, si hubiera sido un aborto;

 

En el Bando Rojo hubo mártires a mansalva,

Muchos más que en el Nacional víctimas de Franco:

En nuestra odiosa Guerra Civil nadie se salva;

Por supuesto que si el Dictador no era manco,

Tampoco de entre los Rojos nadie era un malva;

Unos y otros estaban sentados en el banco

Del odio: el mata-curas y quema-conventos,

Y la represalia luego con todos sus descuentos;

 

Si unos fueron de la cama al cementerio,

Y otros, aunque amañado, bajo el dicterio

De los jueces, a las cunetas, … que el criterio

De los Rojos prevalezca aún, … ¡es poco serio!;

Si repartimos la culpa y pena del imperio

Del mal, tanto en uno como en otro hemisferio

De Rojos y Nacionales, por fin el ministerio

Del rencor y la revancha … ¡hallará su cauterio!

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído