GENTE PACÍFICA

GENTE PACÍFICA

 

 

Son gente pacífica porqué al viento

Huracanado lo llaman suave brisa,

Arroyo al barranco y al violento

 

Que insulta, un devoto que oye Misa;

Es gente cívica porque te escupe

En la cara y ¡coño! es una sonrisa…

 

Y encima te espetan “¡no se preocupe!”,

Que esto es solo un aperitivo,

Lo bueno viene ahora: “tome y chupe!”,

 

Y se ponen las manos en lo lascivo

De la entrepierna … Son gente pacífica,

Pero del género neutro y vomitivo;

 

Son gente de lo más noble y magnífica,

Que, cuando les roe lo de la Independencia,

Son mucho peor que una plaga bíblica;

 

A los Independentistas esa querencia

Les arrastra hasta extremos tales como

Animales al establo, sin conciencia

 

De que el caletre se les vuelve romo,

Y ya sin más ciencia, arte ni oficio,

Tercos se ponen más pesados que el plomo;

 

Todo esto y mucho más sin perjuicio

Que eso de que son gente pacífica,

Mejor que se apoyen en otro quicio,

Porque en este como en el de gente cívica,

Todo el mundo sabe ya … ¡que es un vicio!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído