EL CEMENTERIO

EL CEMENTERIO

 

Si la Celaá no es Ministra

Por ser guapa, se supone

Que es porque ella pone

Lo que aquí no suministra

La Calvo, que antepone,

A falta de entendimiento,

Solo su acicalamiento;

Y la Celaá, sin embargo,

Para seguir en al cargo,

Lo que pone es su talento;

 

El Sánchez ha hecho un Gobierno,

Que parece un concierto,

Que sólo suena en su huerto,

Con lo de ¡feas al cuerno!;

Más bien con muy poco acierto,

Pues con la Robles tampoco

Le ha regido el coco,

Pues no ha dado pie con bola,

Porque si no está en la cola

Por fea, le falta poco;

 

Y si no es que lo sea,

Lo parece la Montero,

Pues cuando sale del cero

Y al rostro le da tarea,

Hay que quitarse el sombrero;

Gesticula y tanto muda

Su cara cuando, tozuda,

Le da a la su sin hueso,

Que, al querer darlas con queso,

Parece que estornuda;

 

Para nadie es un misterio

Que no es un Gobierno serio,

Pues en pleno climaterio

Ellos, y sin más criterio

Ellas que el de este salterio,

Sin que sea vituperio,

Apenas hay Ministerio,

Según el común dicterio,

Cuyo único imperio …

¡No sea un cementerio!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído