¡OTRO QUÉ TAL!

¡OTRO QUÉ TAL!

 

No llega al Puigdemont, pues se quedó

Tan solo en el Puig: la tercera parte;

Lo del “demont”, en castellano “de monte”,

Entre las zarzas de su doblez lo perdió;

Sin hacer todavía punto y aparte:

Con su taimado aspecto de bisonte

Y con su peluquín de hebras de azafrán,

Que peina a diario con sumo afán;

 

Lo lleva en la cara … Su risa de hienas

Lo delata … Al mismo tiempo que devora

Al País Valènçiá, la presa reparte

Entre sus parientes y Prensa a manos llenas:

A los suyos los pone en casa y dora

La píldora a los Medios sin que se coarte;

Hipócrita y mangante, se levanta

Cada día a ver a quien amamanta;

 

Antes que a nadie se mira a sí mismo,

Y a quienes ensalcen, sea como sea,

Su figura, les suelta una pasta gansa;

Y en aras del más alto altruismo,

Simulando que baila con la más fea,

Pagando con cargo al fisco no se cansa,

Pero triplicando antes su caudal …

¡Joder con el Chimo Puig! … ¡Otro que tal!;

 

Son los Políticos la mar de amables,

Y a primera vista incluso intachables,

Pero como en el cargo no son estables,

En tiempo récord, … ¡se les cruzan los cables!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Lo más leído