¡OTRO QUÉ TAL!

¡OTRO QUÉ TAL!

 

No llega al Puigdemont, pues se quedó

Tan solo en el Puig: la tercera parte;

Lo del “demont”, en castellano “de monte”,

Entre las zarzas de su doblez lo perdió;

Sin hacer todavía punto y aparte:

Con su taimado aspecto de bisonte

Y con su peluquín de hebras de azafrán,

Que peina a diario con sumo afán;

 

Lo lleva en la cara … Su risa de hienas

Lo delata … Al mismo tiempo que devora

Al País Valènçiá, la presa reparte

Entre sus parientes y Prensa a manos llenas:

A los suyos los pone en casa y dora

La píldora a los Medios sin que se coarte;

Hipócrita y mangante, se levanta

Cada día a ver a quien amamanta;

 

Antes que a nadie se mira a sí mismo,

Y a quienes ensalcen, sea como sea,

Su figura, les suelta una pasta gansa;

Y en aras del más alto altruismo,

Simulando que baila con la más fea,

Pagando con cargo al fisco no se cansa,

Pero triplicando antes su caudal …

¡Joder con el Chimo Puig! … ¡Otro que tal!;

 

Son los Políticos la mar de amables,

Y a primera vista incluso intachables,

Pero como en el cargo no son estables,

En tiempo récord, … ¡se les cruzan los cables!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído