¡TRISTE DESPEDIDA!

¡TRISTE DESPEDIDA!

 

Albert Rivera ha perdido y ha dimitido.

Es lo suyo. Le honra. O sea: es de Derechas.

Proporcionalmente el tal Sánchez ha perdido

 

Más y no ha dimitido. Las cosas mal hechas,

Como el rey Midas las convierte en oro la Izquierda.

Son éstas y no otras sus únicas cosechas.

 

Otro a quien se la ha aflojado la cuerda

Del Poder, el tal Iglesias, no ha dicho ni mu.

Charlatán de feria, de su abuelo se acuerda,

 

Como el Zapatero, y jura por Belcebú,

Que prestarle al Sánchez espartos para un Gobierno

De Coalición, ¡faltaría más!, para él es tabú.

 

Con sabia hipocresía se hace el tierno,

Y aunque simula, – esto no es ningún misterio-,

Por más que por lo que pretende lo mande al cuerno,

 

A lo que aspira es a más de un Ministerio.

Al grano: con las nuevas elecciones quería

El Sánchez se más fuerte y son el cementerio

 

Donde acabará, si no falla esta alegoría,

Dando con sus huesos … ¡Y adiós a la Política!.

Cuando la Historia hable de su travesía

 

Por sus altas cumbres, tan corta como raquítica,

Dirá que enfermó pronto y el resto de su vida

Se lo pasó, ¡coño!, curándose en la Clínica

De los Desahuciados del Poder, con la subida

Del alquiler de la Moncloa … ¡Triste despedida!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído