EL BODORRIO

EL BODORRIO

 

Echado a puntapiés,

Porque con él no podía dormir tranquilo,

Apenas pasado un mes,

Le ha dado un estrés

Viendo que su futuro estaba en vilo

Y le ha puesto cama con sábanas de hilo

 

Fino, le ha dado un abrazo

Y le ha dicho: ¡Pídeme lo que quieras! …

Pronto alargará el brazo

El Iglesias, pondrá el cazo

Y, viendo que son reales sus quimeras,

En varios Ministerios pondrá sus banderas;

 

Con tal de ser Presidente

Del Gobierno, el Sánchez es muy capaz

De abrir la Moncloa a gente,

Tal como él, indigente,

Pues su ansia de Poder es tan voraz,

Que le da igual águila que torcaz;

 

Si ayer fue terco y letal,

Porque se sentía seguro y fuerte,

Y le negó el agua y la sal,

Hoy, como su suerte no es tal,

Pues el Poder no son cerezas del Jerte,

Le ha jurado serle fiel hasta la muerte;

 

Mas, para que acabe bien

Este bodorrio, han de pagar el banquete,

Y aquí viene lo fetén,

Cuantos viajan en el tren

De la Política por la Izquierda … Y hete

Que con todos no hay … ¡ni para un filete!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído