EL COLOR DE LA JUSTICIA

EL COLOR DE LA JUSTICIA

 

Para ser Juez va de lado

Si es rojo, azul o morado,

Y si es naranja o verde,

Del mismo modo se pierde,

Si a hacer justicia es dado.

*

La justicia, por desgracia,

No depende de las leyes,

Tal como están redactadas,

Sino de quien la interpreta;

Pongamos un verbigracia:

Si son vasallos o reyes,

Las sentencias no son dadas,

Sino como al juez le peta:

Al Rey se le ofrecen tetas

Y al vasallo a hacer puñetas.

*

Siendo imparcial cuanto puedo,

Quiero decir lo siguiente:

Si al juez le va la Izquierda,

Y el reo es de igual madera,

Que no le meterá el dedo

En los ojos, evidente;

Y lo mandará a la mierda,

Si piensa de otra manera;

Dicho sea sin sonrojos:

Justicia sólo a los Rojos.

*

Los jueces, que han de ser jueces

Para administrar justicia,

Sea del color que sea

Quien a sabiendas delinque,

Tan honda es su impericia,

Que se asocian como peces

En las redes de la fea

Y vil Política, sin que

Nadie les diga: ¡cojones!,

Basta ya de Asociaciones.

*

Cualquiera que sea el flanco

Donde el juez tenga su banco

Para hacer justicia, atranco

La puerta y sin más me arranco:

Su color sólo es … ¡el blanco!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído