¡SU SANTA VOLUNTAD!

¡SU SANTA VOLUNTAD!

Yo, por supuesto, no soy quien para enmendarle la hoja,

A la Naturaleza… Respeto todas las opciones;

Pero cogiendo su existencia por donde se coja,

Ser maricón, estando tan buenas, … ¡manda cojones!;

Y existiendo aceite de oliva, escoger el de soja,

Estando tan buenos, ser lesbiana … ¡manda pezones! …

De esta realidad seguir dando vueltas a la noria,

Es perder el tiempo: causa más pena que gloria;

*
Otra observación y ésta mucho más importante:

Estamos alentando la cultura de la muerte,

-píldora y aborto son una práctica constante,-

De tal suerte que con una natalidad inerte,

El mundo civilizado sufrirá el lucro cesante,

Difícilmente recuperable … ¡Y esto es muy fuerte!

Otro mundo que aún vive de la pesca y de la caza

Y cría hijos en abundancia, … ¡es una amenaza!.

*
Sin más armas que la escasez y la necesidad,

Sin más razón que la del instinto y la ansiedad

De vivir y dar a sus hijos esa oportunidad,

Hará con el mundo civilizado … ¡su santa voluntad!.

 

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído