ALGUNOS PALMEROS (1)

ALGUNOS PALMEROS (1)

I

Hecho a medida para guiar ganado,

No habla, arrea si abre la boca;

Mucha hojarasca y substancia poca,

De verborrea hueca anda sobrado,

                                *

Aparte de ser algo mal educado

Si le advierten que el turno a otro le toca;

En sus juicios es como una roca,

Pues que es en Derecho Licenciado

*

Y como antropólogo una bicoca;

A sus conocimientos subordinado

Tiene que estar hasta Dios, o hay altercado;

*

Pagado de sí, a él mismo se invoca,

Pues Séneca es un zote a su lado…

¿Se reconoce usted, señor Aroca?.

II

Otro pájaro rojo de armas tomar,

Que en La Sexta tiende sus alas de plomo,

Es el babas Miguel Ángel Aguilar;

*

Sobrado de carnes y de seso romo,

Llena las tardes con el pestoso humo

De un mentiroso de tomo y lomo;

*

Cuanto suelta por su boca, a lo sumo

Es media verdad, o séase que miente:

Muy poco de lo que ofrece es de consumo;

*

Del vil rojerío es una vertiente

Que, por lo que larga y como lo larga,

Énfasis incluido, es poco corriente;

*

A menudo resulta ser tan amarga

Su ampulosa y sucia elocuencia,

Que, además de oler mal, es una carga;

*

Claro que hay que tener mala conciencia

Para afirmar que los muertos de Franco

No eran españoles, según su creencia;

                                    *

Pero, señor Aguilar, el largo flanco

De curas, frailes y monjas que los Rojos

Asesinaron,  -séame usted franco

                                  *

Con minúscula-, ¿fueron acaso abrojos

De los lejanos campos de Etiopía,

Y es por lo que les cegaron los ojos?;

*

Si lo que le enseñó y aprendió de su tía,

Es tan solo el decir medias verdades,

Y en la revancha sigue usted todavía,

Como en su cuerpo no hay más que porquedades …

¡Váyase usted a cagar a la vía!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído