ALGUNOS PALMEROS MÁS (2)

ALGUNOS PALMEROS MÁS (2)

 

I. ¡DE PENA!

Con mirada aguda y fruncido el ceño,

Podeis elegir entre una aviesa gama,

A quien con más peor saña llena el barreño

De la Política, de mierda, por ganar fama,

Con un deje amargo, o, al menos, poco risueño;

Se puede escoger, pues quien no es algodón en rama,

Es melocotón en almíbar, sin ironía,

Y, al oírlos, se te llena el cuerpo de alegría;

 

Hay aún una Izquierda maligna y macabra,

Que la guerra que perdieron, -la del treinta y seis-,

Con las armas, quieren ganarla con la palabra,

Poniéndole al rojo de la derrota el beis

De la revancha, con la voz de un abracadabra;

Por poco que os atraiga la guerra, ya sabeis

Que el Maraña, el Cintora y una larga hilera

Ensucian la paz, no pudiendo de otra manera;

 

Igual que a algunos catalanes les han puesto en vena

El virus de una Independencia, que los condena

A perder siempre la guerra, a esta colmena

De avispas tóxicas, más de lo mismo… ¡De pena!.

 

II. MUTIS POR EL FORO

El Jesús Maraña, más gordo que flaco,

Así también más que alto es bajo;

Y rojo … ¡hasta la médula de los huesos!;

Por sembrar su campo de elogios, buen jaco

Que ara día y noche a destajo,

Y, si no lo paran, se los come a besos;

Además, hablando tiene malos modos,

Pues se encona y habla hasta por los codos;

 

Para él los Rojos son el sursum corda,

Aunque de religión debe andar escaso,

Y puede ser que incluso le molesta;

Pero hablar bien de los suyos lo borda:

Son la aurora, … y los demás el ocaso:

El Entierro del Conde de Orgaz… La fiesta

En la Pradera de san Isidro son

Ellos, y anatema quien no baila a su son;

 

Con cuantos y cuantas cantan en su coro

Comparte la gloriosa suerte del toro

De lidia, que, si no están al loro,

Sin orejas ni rabo, … ¡mutis por el foro!

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído