¡PROPÓSITO DE ENMIENDA Y CUMPLIR LA PENITENCIA!

¡PROPÓSITO DE ENMIENDA Y CUMPLIR LA PENITENCIA!

 

margin-bottom: .0001pt;text-align: center" align="center"> 

 

I

 

Tiempo que, con tanto atizar la lumbre

De la Política, há que he terminado,

Y lo lamento, por perder la costumbre

 

A la que algunas veces me he dado,

De hablar de mí, de mi casa y de mi hacienda:

Ahora que me acuerdo, Dios sea loado;

 

Respecto de mí y mi casa, tremenda

Es mi pena, pues yo a mi esposa, y a su ama

Mi casa, hemos perdido, sin que entienda,

 

Ni nunca entenderé el porqué de este drama;

Pero es lo que hay y no hay vuelta de hoja …

Respecto a mi hacienda, con el panorama

 

Que se vislumbra, a mí se me antoja,

Que con el Sánchez más tiempo en la Moncloa,

El mantenerla será una paradoja;

 

Aunque el pan que nos da no hay quien lo roa,

Para mí, no obstante, pollo en pepitoria,

Pues así me evita dedicarle alguna loa;

 

Seguiré dándole vueltas a la noria

De mis sátiras, pues de mí, de mi casa

Y de mi hacienda, aquí paz y después gloria;

 

Con una pensioncilla más bien escasa,

Con lo que me queda de vida, no mucha,

No me queda otra cosa que, sin tasa

Ni control, el ir vaciando la hucha

De tantas críticas que mi seso asa.

II

La Moral en el mundo del dinero

Tiene muy poco que hacer: más bien, nada;

La Política es un verdadero

 

Chollo, incluso tenerla olvidada

Por completo en algún vertedero,

Donde cada miembro y miembra de cada

 

Partido sienta feliz su trasero,

Para aliviar su cuerpo como sea:

Quien sabe de esto mucho es Zapatero;

 

En todo caso es la puta fea,

Con la que bailar a todos les vaga,

Porque hoy remordimiento no acarrea;

Si un día los Políticos, -Dios los haga-,

A sólo forrarse en este oficio

No se dieran, ya no sería una plaga

De truhanes la Política, ni un vicio

El ganarse el pan de cada día,

De esta holganza en el ejercicio;

 

Estando en continua porfía

La Moral y el dinero, y el remedio

Sea la Política para en su bahía

 

Navegar viento en popa, y no el medio

Para que el Gobierno llegue a puerto,

Seguirá este País en el tedio

 

En el que el Sánchez, si no muerto,

vivo aún, desde luego, … ¡pero yerto!

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído