PERIODISTA EJEMPLAR: “NI NOS VENDEMOS NI NOS DEJAMOS COMPRAR”

Carlos Taboada Valdés: «Miguel Ángel García Juez, libre e independiente»

Carlos Taboada Valdés: "Miguel Ángel García Juez, libre e independiente"

Sentado en una mesa cualquiera, sin darse importancia, de la Redacción de Antena 3 Radio en Oquendo 23, Miguel ángel García Juez era un pilar troncal del éxito de la cadena de FM contra la SER, la COPE, Radio Cadena, Radio Nacional que emitían por Onda Media y se repartían el mercado hasta entonces.

La FM sólo servía para oír música. Un proyecto radiofónico ideado por Manuel Martín Ferrán en 1985 que enfilaba el liderazgo gracias a comunicadores curtidos e independientes como José María García, Jesús Hermida, Antonio Herrero, Mayra Gómez Kemp, José Antonio Plaza, José Luís Garci, Yale y Amilibia.

García Juez con poco más de 30 años era el centrocampista que servía en el ataque, la defensa y para dar juego a los extremos. Un profesional sonriente, seguro de sí mismo, humilde en la distancia corta pero soberbio, a través de las ondas, con el orgullo de los campeones.

Sabía que para ganar hay que estar dispuesto, también, a servir al éxito de los demás. Y así fue picoteando los diferentes tramos diarios de programación hasta convertirse en el profesional de renombre y prestigio nacional.

Eso sí, con muchas horas de trabajo. En este negocio nadie regala nada.

Su voz y ritmo impregnó el noticiario del mediodía, como las tardes a media luz del invierno, las primeras horas de la noche y hasta las madrugadas cuando las estrellas brillan con más fuerza. Miguel Ángel se esforzaba en sacarles, todavía, mayor brillo en el que él se reflejaba.

Nunca tiró la toalla ni se dio por vencido frente a la traición perpetrada por Javier Godó Muntañola, III conde de mismo nombre, dueño de La Vanguardia y accionista importante de la cadena A3 Radio. El cómplice necesario fue el banquero de moda, Mario Conde, que a través de Banesto dio la puntilla de gracia al proyecto inconcluso. Se le llamó en “antenicidio” porque el éxito de una radio libre hacía temblar de miedo a los poderosos. Godó y Conde, de manera subrepticia, le brindaron la nueva cadena al presidente de PRISA, Jesús de Polanco, para ser absorbida por la SER. “Muerto el perro, se acabó la rabia” pensaron los conspiradores con el beneplácito del presidente del Gobierno, Felipe González.

Miguel Ángel García Juez permaneció fiel a Martin Ferrán. Fue cuando Miguel Ángel empezó a perder el candor juvenil al darse cuenta de que el Periodismo es mucho más que servir al público – lector, oyente o televidente-, sino que, todavía, importa mucho más los intereses políticos, económicos y personales de gerifaltes ensimismados por el poder, el dinero y cualquiera otro de los pecados capitales.

Mi contacto, entonces, con García Juez fue incidental, tenue y amistoso. Mi función en Antena 3 Radio era coordinar “Viva la Gente” que presentaba y dirigía Jesús Hermida, desde las ocho y media de la mañana hasta las tres de la tarde. Nos cruzábamos en la Redacción, sonreíamos y nos saludábamos con simpatía. Un amigo común nos había conectado, simplemente, de oídas el uno al otro.

Transcurrieron 30 años hasta que a principios del 2016 – el mismo amigo común-, pensó que nos podíamos complementar en un proyecto común de televisión. Ambos disponíamos de la experiencia contrastada en nuestros respectivos campos profesionales.

El destino y el estímulo de superación convirtieron a Miguel Ángel en un gran conocedor del mundo de las antigüedades y las subastas de arte. Propietario fundador y director de la revista “Subastas Siglo XXI” desde 1998 hasta 2014. Socio hasta hoy de la sala de subastas Abalarte, una de las más activas en el mundo de la puja de objetos artísticos.

El proyecto fue producir un programa de televisión, en un principio especializado en el mundo de las subastas y remates de antigüedades. Apasionante porque una subasta tiene mucho de apuesta e intriga. Aportábamos el conocimiento del medio televisivo y lo que era más importante, el contacto con las salas de subastas y ese mundo tan desconocido en España que, en cambio, es muy popular en Europa y Estados Unidos.

“Estos programas de subastas llegarán a ser tan populares como los de cocina porque España es un paraíso de objetos y piezas de arte sin que sus propietarios sepan el valor que guardan” decía a sus sesenta y tantos años con la convicción del visionario que había demostrado ser.

“La vida es mucho más interesante y llena de posibilidades como para renunciar a tus convicciones a cambio de un salario. Los periodistas somos seres libres e independientes, creativos con imaginación para reinventarnos. Ni nos vendemos ni nos dejamos comprar” confesaba en su mesa reservada del restaurante Lago de Sanabria.

Miguel Ángel García Juez siempre persiguió la verdad en su vida, en su trabajo, en lo cotidiano. Personalidad, independencia, bonhomía y amigo de sus amigos. Un gran tipo, un periodista excelente y un ciudadano honrado.

¿Alguien da más?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído