DEL CABRITO A LA CABRA

DEL CABRITO A LA CABRA

 

 

I

Está solo a un paso

De hacer milagros creyendo ser Cristo;

¡Coño!, este es el caso

Del Torra … Por lo visto,

Si se cree tal, no es por darse pisto,

 

Es porque, ahora muerto,

Él resucitará al tercer día,

Y hará de Cataluña un huerto

Florido, -su teología,-

Que no lo va a conocer ni su tía;

 

Si hay que mentir, miente:

Representando a menos de media

Cataluña, se siente

De su total tragedia

El salvador, si Dios no lo remedia;

 

Siendo su verdugo,

Se convierte en su víctima a la vez,

Para quitarle el yugo

A su pueblo de la hez,

En la que lo sume una España soez;

 

La suya es una raza

Superior; sucia escoria, España;

Convencido que caza

En el mar, no es maña

Pescar en el monte: lo suyo es saña;

 

O es a la tercera

La victoria: comiéndose las mollas,

Con hambre verdadera,

Que cuecen en las ollas

De la Independencia: … O es gilipollas,

 

O algo más letal:

De su caletre visto el percal,

Como el menos mal,

Cataluña, elemental:

¿Qué espera … ¡de un atrasado mental!?.

II

La Robles, otra ex-jueza hallada

En el material de derribo, anda

Otra vez algo descarriada,

 

Porque, y de siempre, la razón manda

Más que la Política, aunque ella piensa

Lo contrario como Ministra-parranda,

 

Yendo de allá acá, donde la Prensa

Hable bien de ella, si no como jueza,

Cual chef del Ministerio de Defensa,

 

Donde, sin conseguir ninguna proeza,

Se lleva a casa una pasta gansa …

¡Vaya con la Robles, menuda pieza!;

 

Como en pedir favores no descansa,

Obedeciendo como cabra mansa

Al pastor, el ánimo no se cansa

De gritarle ¡guapa!, … ¡hasta que se amansa!.

 

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído