SIEMPRE LOS DE SIEMPRE

SIEMPRE LOS DE SIEMPRE

I

Velocidad Ave y Vía Ancha

Tienen los Rojos cuando abren la boca,

Además del ímpetu Avalancha,

 

Si le toca como si no le toca

Hablar … Dejar sin más al adversario

En tierra y agobiarlo es la bicoca

 

Con que a sí mismos se dan incensario;

Su modo de acallar al enemigo

Es adueñarse del vocabulario;

 

Lo de darle a la sin hueso es de abrigo

Y si, sonrisa en boca, les conmina

El Mando a que callen, les importa un higo;

 

Charlatán de feria, nunca termina

el Rojo de hablar, creído que del diálogo

Su densa verborrea es una mina;

 

Más más que menos todo un catálogo

De medias verdades y de mentiras,

O a un lameculos lo más análogo;

 

Se suben al autobús de las iras

Cuando, sonriendo, cualquier menda

Le rebate y le deja hechas tiras

 

Su inquieta persona y su hacienda

De embustes y sofismas, tal como liras

Rotas … O séase, una merienda,

Dicho a lo castizo, … ¡si bien lo miras!.

II

Encefalograma plano,

Tal les suda que los tomen por botijos,

Cual que les den por el ano …

Por no andar con acertijos,

Son los conocidos individuos pijos;

 

Piden sitio en este marco,

Ciegos, sordos, tullidos, mancos y cojos,

Que a fuer de ser parco,

Reales que no antojos,

Son todos los conocidos como Rojos;

 

Los vil manipuladores

De la Historia, quienes bajo las tejas

De la verdad, roedores

De su queso, hasta las cejas

Se atiborran por un plato de lentejas,

 

A fin de engordar su cuenta

Corriente, vendiendo su progenitura;

Necios que no se dan cuenta

Que aprobar la asignatura,

Su suma cum laude es ser un caradura;

 

Abundan sobre manera

Tanto en la Prensa y Radio como en las Teles,

Si no dentro, a la vera

De los eternos bateles

De la Izquierda, como auténticos peleles;

 

Y acabo: el ser Rojo

Es lo peor que le puede pasar a uno…

Yo a ninguno escojo,

Ni tampoco a ninguno

Desairo, pero … ¡al Rojo y al vil los uno!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído