ESTO HUELE MAL

ESTO HUELE MAL

 

I

 

De falaz con más escamas que un pez,

Y con garras más finas que un águila,

No podemos negar que en la práctica

El Sánchez es sinónimo de hez;

 

Siempre, y no alguna que otra vez,

Por más que a la mente le demos árnica,

Siempre que abre la boca es una máquina

Para hacer la mayor cochambrez,

 

A la que la pluma pueda dar página,

Ni el sentimiento negarle una lágrima;

A tal grado llega de estupidez

 

En mentir que, por darnos mucha lástima,

Habrá que suplir su desfachatez,

Con sumisas sonrisas en su dinámica.

 

II

 

O séase: que la Justicia lo inhabilita,

Y el Super-presidente Sánchez se llama andanas,

Creído de que su potestad es infinita;

 

Oyéndole es que a uno le entran ganas

De vomitar, pensando que en vez de un Presidente

Normal, lo que tenemos es un cantamañanas;

 

No es que lo diga yo, lo dice toda la gente

Que ve que cara de anchoa tiene un rato,

Y que en vez de tener la tapa de la mente

 

De hueso, es tan inmensamente mentecato,

Corroborándolo con su fake suma cum laude,

Que no ve que la tiene de suela de zapato;

 

Ensoberbecido porque su reata lo aplaude,

Que piensa con los pies es de dominio público,

Como que equipara la laude con el fraude;

 

De su más que insólita ignorancia súbdito

Trata a la Justicia tal como la criada

Y a la Política como el ama … Hay que ser rústico

 

Para no entender que aquella es la rada

Donde ésta amarra cuando se tambalea,

Y no viceversa con derecho de pernada;

 

No señor Sánchez, no intente con su verborrea,

Darnos gato por liebre, ni Presidente por Juez,

Que ni a la mar cirios, ni a la Virgen marea;

 

Dotar a un “Inhabilitado” de prez,

Tanto en catalán como en castellano: al Torra,

A rosas no, a lo que más huele es a hez;

 

No ponga usted la Política, que es la zorra,

A cuidar de la Justicia, porque el corral

No es ésta … Aunque a usted no le dé modorra,

Puede que la Justicia, sí, le ponga ramal

Hoy a usted, … ¡por ser usted el más animal!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído