SU DÍA

SU DÍA

margin-bottom: .0001pt;text-align: center" align="center"> 

 

En tiempos no ha mucho de fe, los corrales,

pocilgas y establos los presidía una estampa

de San Antón, el Patrón de los Animales;

 

no estaría de más que la nutrida hampa

del Gobierno la presidiera San Antón,

que con el padre Ángel tal que hoy acampa

 

en la Parroquia, dando su bendición,

de la calle Hortaleza, por la que pasa

de animales de compañía un mogollón;

 

aunque este Gobierno haga tabla rasa

de la Relición, e incluso algún sector,

más radical y hostil, se lo tome a guasa,

 

hay una España que tiene el alto honor

de ser Católica, a pesar de su vil querencia

a que arda como en el treinta y seis, sin el menor

 

respeto a la sacrosanta vigencia

de su tradición multisecular;

su incansanble y laboriosa presencia,

 

les sacan de quicio y los tiene la mar

de desquiciados, pues criados en la mierda,

lo que más y mejor les va es el muladar;

 

no obstante, mi amor a la verdad me recuerda

que acabe ya y dé fin a este retablo

de la herencia y porvenir de la Izquierda:

 

el lugar más apropiado: un establo;

en el fondo: aquellos que son más tercos,

-no hace falta que diga de quienes hablo-,

 

y en el centro, sueltos, pero entre sus cercos,

el padre Ángel de San Antón, y el tal Pablo

Iglesias con el tal Pedro Sánchez, de puercos …

Y si he marrado … ¡que se me lleve el diablo!.

Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído