Santiago Rubio Torrente

Santiago Rubio Torrente: «Como gran parte de la población observo indignado…»

No podemos creer tampoco que la connivencia del PSOE es casual o circunstancial

Santiago Rubio Torrente: "Como gran parte de la población observo indignado..."

Como gran parte de la población observo indignado como, entre otros, el vicepresidente segundo del gobierno de España, el señor Pablo Iglesias, lanza, impunemente y de forma reiterada, proclamas contra nuestro ejército y contra la Jefatura del Estado con la complicidad de su principal socio de gobierno, el PSOE.

Esto resulta aún más llamativo en las circunstancias actuales, ya que, precisamente, estas dos instituciones figuran entre las más valoradas por los españoles junto a las instituciones sanitarias y al resto de fuerzas de seguridad en la lucha contra el COVID-19.

Estos ataques no se producen por una animadversión personal por parte de nuestro vicepresidente hacía la figura de Felipe VL, sino que se engloban en una estrategia a largo plazo de acoso y derribo de la monarquía por parte de PODEMOS y de otros socios del gobierno. Recordemos que, incluso, hay una iniciativa parlamentaria en marcha para despenalizar los ataques a nuestros símbolos nacionales, algo impensable en la mayor parte de los países de nuestro entorno.

No podemos creer tampoco que la connivencia del PSOE es casual o circunstancial, puesto que el propio Pedro Sánchez ha hecho referencia, en multitud de ocasiones, a sus profundos principios republicanos, sin olvidar tampoco los repetidos manifiestos de las Juventudes Socialistas en contra de la Monarquía y en favor de la República.

Tenemos que ser conscientes de que, actualmente, tenemos una situación en la que los partidos más radicales de nuestro arco parlamentario, aquellos que abogan por la abolición de los acuerdos que nos dimos entre todos en 1978 y que se encuentran recogidos en nuestra Constitución, controlan prácticamente todo el poder ejecutivo y gran parte del poder mediático.

Esto les refuerza en la determinación de que ahora es el momento para imponer este cambio de sistema político.

Por lo tanto, tenemos que considerar que, por desgracia, gran parte del gobierno está inmerso en una deriva profundamente desleal y peligrosa, con el objetivo de lograr el derribo, de forma unilateral, de todo lo que hemos construido desde 1978 y que, como estamos viendo, no van a permitir que los cerca de 40.000 muertos que va a producir el Covid-19, cambien su hoja de ruta.

Ante esta tesitura, a pesar de que nunca me he considerado especialmente monárquico, considero esencial la presencia de una figura como Felipe VI, apolítica y neutral, que, más que nunca, personifica la unidad y la igualdad de todos los españoles

¿Qué podríamos esperar de un ejecutivo en manos de Pedro Sánchez con Pablo Iglesias como presidente de la República?

Tenemos que ser conscientes de que, actualmente, el Ejercito y el Rey se han erigido como la última salvaguarda de nuestras libertades amparadas en nuestra carta magna y por ello se han convertido en objetivo prioritario de sus ataques.

Por lo que, ahora más que nunca, ¡viva el Rey y viva España!

Santiago Rubio Torrente

Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído