ALGO DE LO QUE HUBO Y HAY

ALGO DE LO QUE HUBO Y HAY

 

I

Hablar bien de los Rojos, claro que me gustaría;

Pero, como son tantos y con tan mala uva,

Sin saber por quién empezar, lo dejo para otro día;

 

Me da que hoy en España hay más Rojos que en Cuba;

Cluecas pisadas por el gallo de la derrota,

No sé cuál de la revancha más huevos incuba;

 

Lo que sí sé es que, por hacerle la pelota

A quien ha cogido el testigo del Zapatero,

Se llevan una pasta gansa: rey, caballo y sota;

 

Desde que abrió sus alas este pájaro agorero,

Con sus heces, con el Sánchez hoy a la cabeza,

España huele cada día más a estercolero;

 

Las aves carroñeras, al hedor de la proeza

De una vindicta a tope remunerada,

Según su vil y hedionda naturaleza,

 

Acuden día y noche, manada tras manada,

Pues crecen más que moscas en una mierda,

Aunque lo nieguen, a por su opulenta soldada …

 

No hace falta pues seguir tirando de la cuerda

De Rojos que, cada día que pasa, es más larga,

Y que con tan mal yogur conduce la Izquierda …

 

Vuelvo, sin lanza en ristre, ni coraza ni adarga,

A donde empecé: como pesa tanto la carga

Del rencor y, en más de un caso, de la ignorancia, larga

 

Darle por su buena conducta a un Rojo, me embarga

El seso, y tomar esta decisión no me amarga

La vida; lo que hace es … ¡que me la alarga!.

II

Lo mismo que los despojos

Se arrojan a la basura,

Porque más bien huelen mal,

Habría que hacer con los Rojos,

Que en la actual coyuntura,

Más que mal, huelen fatal;

Lo que en el setenta y ocho

Se les dio fue un error;

Porque en boca de gocho,

Cuantas más flores, peor;

 

Como la carcoma, poco

A poco, sin hacer ruido,

Ya tienen casi molido

Al Sánchez, quien por el zoco

Del Gobierno anda jodido,

Porque su mesa y cama,

De la Moncloa, ¡qué drama!,

Como en Madrid no hay mares,

Ve, si no en el Manzanares,

Más lejos, … ¡allende el Jarama!;

 

Y a la chita callando,

Quien ahora tiene el mando

Es Pablo Iglesias Turrión,

Más Rojo que un camión

De los que un día, cuando

Otro Iglesias tuvo algo

Que ver, -de casta al galgo

Le viene-, en una España,

Donde sólo hubo saña …

¡De que la sufrí, … me valgo!.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído