ÉL Y LOS DEMÁS

ÉL Y LOS DEMÁS

 

I

Del Sánchez nadie se fía,

Porque no dice una verdad cuando raja;

Lo hace con tal porfía,

Que no hay noche ni día,

Que no sienta escalofríos si da humo de paja

El fuego con que atiza su manía;

 

Cualquiera que haga un viaje

Por España, verá en su historia reciente,

Con que a los antros se baje

Del Poder, más de un malaje,

Que del Gobierno ha sido Presidente,

¡Ea!, pero ninguno de este pelaje;

 

Su antecesor, sin ir más lejos,

Era vil y hacía todo el mal que podía;

Para vencer sus complejos

De vengativo, los rejos

Del rencor hundía, pero no mentía,

Salvo de la Eme Hache con sus manejos;

 

Para el Sánchez, sin embargo,

La mentira es su arma de fuego y su escudo:

Para atacar el amargo

Sopor de un largo letargo,

Si vienen mal dadas, y todo, menos mudo,

Hacerla verdad y seguir en su cargo;

 

Que no le mueve la ira

Del Zapatero, ni de otros Presidentes,

En torno a su infamia gira,

Cierto, cual lo que más le tira

Y le pone los sesos refulgentes

Es … ¡su suma cum laude de la mentira!.

II

Hablar bien puede hacerlo quien quiera,

Pero hacerlo del Gobierno no es fácil;

Si a uno le da esa ventolera,

 

Para lograrlo ha de poner a mil

Por hora el seso y mantener el pulso,

Pues para ello hay que ser muy hábil,

 

Teniendo además que tomar impulso

Cada dos por tres, para que el esfuerzo

No le deje a uno quebrantado y convulso;

 

Hay en el Gobierno cada escuerzo,

Que con el viento del Sur siente frío,

Y le arde el pecho si sopla el cierzo;

 

A unos porque no dicen ni pío,

Y a otros porque largan más de la cuenta,

Soportarlos, acaba uno hecho un lío:

 

Como un hato de cabras que apacienta

En los montes abruptos del insulto

Y de la mentira, y no le afrenta

 

Que algunos se forren por hacer bulto,

Y otro, dicho sin tapujos, con saña,

Y a sabiendas, pues nada tiene de estulto,

 

A la gente de bien por darle caña,

Querer cargarse la Constitución

Y llevar a la ruina a España;

 

Hablar bien del Gobierno es un don

Maligno del que goza poca gente;

Según de su propio CIS la opinión,

Constatada en una encuesta reciente:

De Catón, cada día, … ¡menos son!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído