POR AHORA

POR AHORA

I

En torno a veinte siglos son la historia,

Para su honor, de la España verdadera;

Tan solo un siglo y pico es la escoria

 

De la España Roja, falsa y majadera,

Por la que hoy pierde el culo el Coleta,

Y a nosotros nos va el ¡toca madera!,

 

Porque, además de hacernos la puñeta,

Con su mochila de muertos en la espalda,

Es peor que sus amigos, los de la Eta;

 

Una de dos: o se le baja la balda

A la puerta de Podemos, o a morada

Muta de la bandera la franja gualda;

 

Si echamos en saco roto lo de a cada

Vaca su becerro, claro que me arriesgo

A bajar seguro la desescalada

 

Del aviso a navegantes, porque el sesgo

Que está tomando con este revanchista

La Política, que corremos el riesgo

De otro 36, … ¡lo tenemos a la vista!.

II

Ojo con la Democracia

Del Pedro y del Pablo, que con el dinero

Nuestro, por obra y gracia

Del Rufián y Esteban, sacia

Su hambre, para así mantener su fuero:

¡Y eso es una Dictadura por desgracia!;

 

Que estamos en Democracia,

Suena bien, pero sólo es teoría,

Pura y vibrante falacia,

Con la que andamos hacia,

Sin más, la Dictadura de la Mayoría:

¡Una paradoja con plena eficacia!;

 

Que, desde el Guadarrama,

Con su casoplón, dé lecciones la Irene

Cajera de esta rama

De la Política, clama

Al cielo con el ¡qué cojones tiene!,

Vendiendo soflamas con ínsulas de ama;

 

Tan solo en valor pone

Un feminismo tan al cubo elevado,

-¡Que el cielo la perdone!- …

Si en el Gobierno, Alcapone

Su par, que en su casoplón es el criado

Que lo limpia y le da esplendor, … ¡se supone!;

 

Señor Iglesias: ¡se siente!;

Sabiendo cómo se ha subido al tren

Del Gobierno, no miente

Quien abiertamente,

Como un artículo de todo a cien,

Para el riego del jardín … ¡le sirve de fuente!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído