A ELEGIR

I

De España, menos los Rojos,

Porque me miran con ojos

De rabia, me gusta todo,

Hasta incluso el modo

De rascarse los piojos;

Los Rojos no, pues su proeza

Tan sobrada es de razones,

Que incluso le da lecciones

También a la naturaleza;

 

La tal Beatriz Gimeno,

La Instituto de lo Obsceno,

Nos quiere en la sien meter,

Hasta hacernos comprender,

Que el sexo es vis mental

Y no ímpetu corporal,

Sea de Jerez o Murcia,

De arena una y otra de cal,

Uno u otra da igual,

Puede ser cabrón o furcia;

 

Encima esta elementa

Con un alto cargo cuenta

En algo de la mujer,

Que, si no me sé el nombre,

Es algo del anti-hombre,

Y algo trata del joder;

Es tan amplia su agenda,

Que da igual doña que don,

Que a una le digan ¡prenda!,

0 digan … ¡vaya un pendón!;

 

Y échale guindas al pavo.

Que yo le echaré a la pava,

A ella orejas y rabo,

Y yo un bobo de baba;

Y con esto esta piba,

Espero que no se ofenda,

Pues ésta es por hoy mi ofrenda,

Que acabo con mi pregón,

Con un gaudeamus ¡viva

La Libertad de Expresión!.

II

A mí no me da pena,

Ni mucha ni poca, el Echenique;

Si desde su antena

Rueda con su palique,

No me importa nada si se va a pique;

 

El peso de sus malas

Ideas le han dejado en una silla,

Pero mueve aún las alas

Para por su boquilla

De fuego esparcir su carbonilla;

 

Un cuerpo sin fortuna,

Pero una mente de su multitud

De argumentos cuna,

Legitiman su actitud

De que, aunque parezca, no es un ataúd;

 

Que de allende los mares

Venido, nos dé a los españoles

Tinta de calamares

Como luz de arreboles

Para jodernos vivos, … ¡tiene bemoles!;

 

Si en morder la mano

A quien le ha abierto la mina

De Diputado, al grano

Sin ninguna inquina:

Coja el primer avión … ¡rumbo a la Argentina!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído