¡UN MILAGRO!

¡UN MILAGRO!

 

Lo que es patrimonio de la intimidad

No puede ser objeto de exhibición;

Quienes hozan en esta actividad,

Mierda en el seso tienen un montón;

 

Boñigas para quienes venden sexo

Como mercancía de alto standing;

La tienen más doblada que un flexo,

Y dicen golear más que los del Racing;

 

Si de hembras se trata, ¡más basura!,

Pues de tanto sobarse … ¡el ombligo!,

Su cuerpo gentil, con tanta apretura,

¡Coño!, lo tienen más mustio que un higo;

 

Al sexo hay que darle lo que le es propio:

¡El placer debido!, no en demasía,

Pues ésta, además de ser opio

Del cuerpo, la mente deja en sequía;

 

Con ésta, muerta ella y él muerto,

Pues el placer por el placer nos deja

De tal guisa, ni da fruto el huerto,

Ni el pájaro alas, ni perlas la almeja;

 

La exaltación, como la mescolanza

De sexos, dados sólo a joder

A diestra y siniestra, que son la Danza

De la Muerte, quien no lo quiera ver

 

O es tonto del culo o es gilopollas;

Hasta el granjero más terco y zoquete,

Distingue un gallo de unas pollas,

Como quien canta veraz y quien en falsete;

 

Cuando el gallo cacarea, y gallea

La gallina, huele a gloria la cazuela;

Si el varón mujerea, y hombrea

La hembra, … ¡ni alcoba, ni cuna, ni escuela!;

 

Sin leer el Libro Gordo de Petete,

Que el Guernica no es un Sorolla,

Se sabe de más, como que el retrete

No es donde se pone a cocer la olla;

 

Conclusión: mucho más respeto yo creo,

Cuando el sexo se convierte en contubernio,

A la calle que es todos … En el sobeo

Del sexo ambiguo, si no me hernio

 

Gritándoles que … ¡a su puta casa!,

¡Será un milagro!, pues no me pasa

Por la cabeza que el vicio sin tasa,

Y de la virtud que hagan tabla rasa …

Cierto: si los pongo a parir, … ¡no es guasa!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Lo más leído