¡INCLUSO!

¡INCLUSO!

 

Es triste tener que hablar

¡Coño!, cada minuto de cada día,

De quien todo su andar

Por la vida es insultar,

Y cuando no, con mentiras a porfía,

Pringar a España por cielo, tierra y mar;

 

Tiene un gran capital

Acumulado como un Presidente

De una condición moral,

Que, conocido el percal,

Es consciente mucha, muchísima gente,

Que no es la Moncloa su sitio, … ¡es un corral!;

 

Y siendo que se le endilga,

Con el Diccionario de la RAE de acuerdo,

Más de un denuesto de mil ga-

mas, y en él se remilga,

Como lerdo, o más ad hoc, como cerdo,

No es la Moncloa, … ¡su sitio es una pocilga!;

 

No cabe la menor duda

Que, sin secar la flor de los improperios,

Más o menos fina o ruda,

Del caletre con la ayuda,

De las metáforas, de él en sus imperios,

El ave sutil, … ¡no se quedará muda!;

 

Volará sobre su nido,

Y de su vario plumaje habida cuenta,

O bien le pondrá perdido

De mierda por haber sido

Tan falaz, o le cantará las cuarenta,

Por falsear, ¡incluso!, su Partido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído