¡QUÉ CASUALIDAD!

¡QUÉ CASUALIDAD!

 

Suponiendo que el Fiscal Navajas tenga razón,

Tiene que saber que no se tienden en el balcón

Los trapos sucios, y que la libre expresión

Permite a cada Fiscal tener su propia opinión;

 

Ya es dominio público que la Fiscalía

Es un tren que circula, desde luego, por la vía

Que le indica el Gobierno, y no es una avería

Que algún Fiscal prefiera subirse a un tranvía;

 

El Teniente Fiscal del Supremo, cargo que ostenta,

El ser más comedido debiera tener en cuenta,

Y si otro viajero en privado se le enfrenta,

No tiene por qué en público cantarle las cuarenta;

 

Si lo que él decide, en que es la verdad porfía,

Porque se basa en la ley y sólo la ley le guía,

Y lo que otros opinan es rancia ideología,

O se le ha aguado el seso, o amenaza sequía;

 

 

Con esta actitud seguirá, contra viento y marea,

No obstante, porqué, aunque por su edad ya cochea,

Como hace a la perfección siempre la tarea

Que el Gobierno le manda, … ¡a ver del tren quién lo apea!;

 

Si con gestos desorbitados pretende su verdad

Imponer, está demostrando con mayor claridad,

Que, con sus argumentos, no teniendo seguridad,

Lo que realmente hace es negar la realidad …

Sancho, con la Iglesia hemos topado … ¡Qué casualidad!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído