¿Y USTED ES JUEZ?

¿Y USTED ES JUEZ?

 

¡Se han pasado tres montañas!;

Y a usted, señor Ministro, se le ha llenado

Su Campo de ideas extrañas,

Que, como alimañas,

Por todas partes lo han agujereado,

Escapándosele todas sus patrañas;

 

Oírle cómo despotrica,

Se le pone a uno la piel de gallina;

Como quien pone una pica

En Flandes, si santifica

Que a los reos se les dé la medicina

De la libertad, es que en su botica

 

Hay de todo, hasta incluso

Interpretar la ley como le viene en gana;

Sepa usted que de un recluso

No se puede hacer uso

De su petición de indulto, si mañana,

Del mismo delito se obstina en su abuso;

 

Si en un lapsus lo han pillado,

Porque el micrófono lo ha cerrado tarde,

No reconociendo el lado

Oscuro de su altercado,

Dé usted la cara y no sea cobarde,

No dé usted por vendido todo el pescado;

 

Si por seguir en su cargo,

Hay que poner el culo, como esta vez,

Le pregunto: si en letargo

Deja la ley, por encargo

Del amo, pues dudo, … ¿y usted es juez? …

Me da a mí que ese traje … ¡le viene largo!.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Lo más leído