UNA MERIENDA DE NEGROS

UNA MERIENDA DE NEGROS

 

Anda y dime de qué presumes

Y te diré de qué careces:

Si acaso de pulpa de nueces,

No es necesario que sumes,

Pues atufan, porque son heces;

Tal es por sí gran necedad,

Con desdén de la dignidad,

Que el Gobierno más mentiroso,

Haya creado para su acoso

El Ministerio de la Verdad;

 

Que un par de pijos a su ver,

Decidan despacio o con prisa,

Si lo que se dice va a Misa

O no, o nos puede o no joder,

Si no es guasa, es de risa;

Que la verdad sólo dependa,

E igual la mentira, del menda

Que la diga, si es de Izquierdas

O Derechas, rotas sus cuerdas,

Es de negros una merienda;

 

 

En román paladino dicho:

Si ya libres de ataduras,

Que las uvas están maduras

Esté en las fauces de un bicho,

Que, con carne de sepulturas,

Junto a un sapo de mal ver,

Se nutren, se debe entender

Que la verdad o la mentira,

Del amor depende o la ira

Del Iván y del Oliver …

 

En los surcos pues de un trepa

Y un lacayo, que se sepa:

Quien de su parecer discrepa,

Miente, y quien siembra en su estepa,

Puede … ¡que en su verdad no quepa!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído