QUIEN SIEMBRA VIENTOS

QUIEN SIEMBRA VIENTOS

 

Con más de noventa años,

Jamás había oído que a un Presidente

Y a un Ministro, a engaños

Dados, en los aledaños

De un hospital, los abuchearan frenéticamente,

Gritándoles ¡sinvergüenzas!, y otros daños

Morales, como dardos envenenados

Que se clavan en el alma por sus pecados;

 

Esto sólo en el caso

Que sean cristianos, de lo que yo dudo,

Pues no detienen el paso,

Ni piden perdón; si acaso

Bajan la mirada para que de escudo

Les valga, parece que es tan escaso

Su arrepentimiento, que agravios tales

Les resbalan como lluvia en los cristales;

 

 

De un gran recibimiento

Que esperaban, apropiándose el éxito

Del claro descendimiento

Del vil Covid, con el viento

Que la hábil Ayuso le ha dado, su crédito,

Por sorpresa, ha mutado en el excremento

Que la gente les ha arrojado, pasmados

Con ir a por lana y salir esquilados;

 

Acumulan ya tantas adversidades,

Que, aprovechando estas facilidades,

Ausente su Juana de Arco, abades

Con el hábito de sus mil falsedades,

Han obviado la verdad de las verdades:

¡Quien siembra vientos, recoge tempestades!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído