¡AGUA BENDITA!

¡AGUA BENDITA!

 

Usted, señor Iglesias, me tiene el seso fundido:

O cual la paloma de Alberti estoy equivocado,

O en Historia de España usted está confundido;

 

A usted, lo que sabe se su abuelo, se lo han contado,

Pues no había nacido; yo ya tenía ochos años,

No me lo han contado, lo viví y no lo he olvidado;

 

Que pretenda curar los hematomas que sufro con paños

Calientes, está pinchando inútilmente en hueso;

De esa escalera de cuentos chinos subir los peldaños,

 

No intente usted obstinadamente dármelas con queso,

Que sus cabras ya hace tiempo que las eché al monte:

Así que no me venga con datos más falsos que el beso

 

De Judas; subirse al Barco de la Historia, de polizonte,

Y de sus ancestros tergiversar su triste memoria,

Negro de abismo pinta en España nuestro horizonte;

 

Lo de usted en Al Rojo Vivo dándole a la noria

De la Memoria Histórica fue de Misa Mayor;

Asumiendo el rito del cardenal Osorio, el Gloria

 

Entendió que los fieles lo cantaban en su honor,

Y no le dolieron prendas en inciensar los altares

De su abuelo y de su padre, patronos del Buen Amor;

 

De la Ética juntando las aguas de todos los mares,

Dio fin a la ceremonia, con el hisopo en la izquierda,

Aspergiando el agua bendita por todos los lugares

Por donde la gente huía … ¡porque le olía a mierda!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído