¡MUCHO CUIDADO CON LOS ROJOS!

¡MUCHO CUIDADO CON LOS ROJOS!

 

Si fueran negros, serían como los tordos,

Que dejan sin aceitunas los olivares,

A los gritos del dueño haciendo oídos sordos;

 

O peor que la tinta de los calamares,

Que, para no ser víctimas de otros peces,

Ensucian el agua del fondo de los mares;

 

Pero no son negros, son Rojos cuantas veces

Pueden, tal como lenguas de fuego, conventos

E iglesias quemando, entre más, olor a heces;

 

Ahora, como no pueden porque los vientos

Aun no les son favorables, las únicas luces

Que tienen son, con ademanes violentos,

 

En fachadas, plazas y calles, y en los cruces

De caminos, porque se pusieron con Franco,

Y esto les jode, derribar todas las cruces;

 

Como los gimnasios siguen con el atranco

Del Covid, ¡leche!, es su deporte favorito,

Al aire libre, para dar ya en el blanco,

 

Convirtiendo su afición en el falso rito

De rendir culto, aunque parezca mentira,

-lo que diga la gente les importa un pito-,

 

En donde a que reine la paz se aspira,

Con la enfermiza satisfacción del gozo,

Al Dios Iracundo del rencor y la ira;

 

Ignoran los Granate que con el esbozo

De otra República sin Patria y sin Dios,

Por tercera vez, España en el hondo pozo

 

De la miseria absoluta … Ojo pues al S.O.S.

En nuestras vidas, puesto que con tantos Rojos,

-yo ya soy viejo y ya no tengo antojos-,

Sarna en todo el cuerpo, y en la cabeza, piojos …

¡Cuidado pues, que no son ni mancos, ni cojos!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Lo más leído