¡SANTO CIELO!

¡SANTO CIELO!

1

Aunque dice que no es, me parece

Que usted, señor Maestre, es un Rojo,

O un comunista, que es lo mismo;

Es como casarse martes y trece,

O embarcarse, que a además de enojo,

Da un cierto aroma a marxismo …

No se eche al monte como las cabras,

Y deje de jugar con las palabras.

2

También usted, Angélica, papisa

Que maneja el dogma según le antoja,

Pues sólo vale lo que usted sentencia;

Es como asistir a una Misa

Y al verla vestir la casulla roja

De su verdad, el hacer penitencia,

El alma en pena y el cuerpo postrado,

Pidiendo perdón porque hemos pecado.

3

El tercer vértice de este triángulo

De su verdad, usted, señor Cembreros,

Muta los números en argumentos;

La suya consiste sólo en el cálculo;

La de los sucios y hediondos vertederos

De la Izquierda, ¡vaya por Dios!, son cuentos;

Entérese usted que lo de las cuatro

Balas, ¡las cuatro!, … es puro teatro.

4

Y si usted, señor Juanlu Sánchez, mozo

De cuadra, fiel a las voces del amo,

Que es quien paga, no sabe, no contesta,

Porque puede caerse en el pozo

De su misma inopia, y su marchamo

De Rojo lo borra, sepa que apesta

Su silencio, y que sigue la fiesta …

A enemigo que no da más la lata,

No lo olvide usted, … ¡puente de plata!.

4

La sorna de Maruhenda y el argüir

De Claver, Inda y Díaz, el elixir

Son ¡santo cielo! … ¡que los pone a parir!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Lo más leído