Que la Unión Europea

Se halla ya en una encrucijada

De valores harto fea,

Tiene en la larga correa

De transmisión de nuestro idioma su hada;

¡A la Virgen cirios y a la mar marea!;

 

Es, con su varita mágica,

La que a cada Nación pone en su lugar,

Con cara de onomástica

Algunas, y otras pálida,

Cuando no, por su rumbo fijo al azar

Por si sirve de algo, cabalmente trágica;

 

No hay Nación que no defienda

Su identidad propia e irrenunciable;

En la actual contienda

De valores, salvo Hacienda,

Es justo y necesario echarle un cable

A las Naciones que no dejan su senda;

 

Cuando la Unión se mete,

De sopetón, en camisa de once varas,

Poniéndole el membrete

Legal y, sin más, somete

A todos sus miembros a pacer, cual piaras,

La misma hierba amarga, huele a retrete;

 

No está para coger lirios

La Unión Europea con tanta porfía

Para aromar los delirios

Sexuales de sirios y tirios:

Lo suyo es salvar le Economía,

Y a salvo su entierro, … ¡a la Virgen cirios!;

 

Tiene la Unión Europea

La misión material de abrir las cajas

De los euros; es su tarea;

Menos, ¡coño!, verborrea

Ideológica, y menos zarandajas

De género, … ¡y a la mar marea!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Lo más leído