¡EL QUE MÁS LE V A!

¡EL QUE MÁS LE V A!

 

Si no como granos de arena el desierto,

-lo cual no sería una hipérbole en desuso-,

Tiene el Presidente del Gobierno en su huerto,

 

-esta metáfora si vale, o, hasta incluso,

Puede que me quede corto-, tantas ortigas,

Que no matan, pero pican, que un abuso

 

Sería enumerarlas todas, pues tantas fatigas

Causan rascándose, como en el ejercicio

De su cargo, él sabe bien cuantas intrigas;

 

Aunque solamente sea a beneficio

De inventario, he aquí algunas picaduras,

Que en disimularlas es maestro en el oficio;

 

Desde pirata en todas las singladuras

Del Poder, hasta pardillo en las cacerías

De los aplausos, que se convierten en duras

 

Críticas a las solemnes apologías

Que de sí mismo hace, pues solo le falta,

Porque es ateo, decir que es el Mesías;

 

Su capacidad de recepción es tan alta,

Que el acopio de insultos, desde mentiroso

A hipócrita, no le ofende, si no que exalta;

 

Que le asimilen a un morlaco es lo más hermoso

Que le gusta oír, pues de todas las faenas

Que le hacen, la mejor es la de acoso

 

Y derribo, que lo que corre por sus venas

es el ser masoquista, y en grado sumo,

Que para él cuantos más insultos, menos penas;

 

Sinvergüenza, traidor y falaz son humo

De pajas, y tal como agua de borrajas,

El tan asqueroso como pestilente grumo

 

De ditirambos y afrentas, como navajas

Le clavan en el pecho, y no en el alma,

Puesto que él no cree en estas zarandajas;

 

Teniendo a su favor el llevarse la palma

De abucheos el más que pesado tocho,

Va siendo hora de poner un poco de calma,

 

Constatando que de lo opíparo a la pocho,

Hay una larga cadena, todo lo empalma

Él, dándole igual que lo tomen por un gocho,

Como por un narciso, porque lo que le ensalma

Mucho más, es ser … ¡más mentiroso que Pinocho!.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Salvador Monzó Romero

Salvador Monzó Romero cuenta la feria según le ha ido y según le va, siempre ante la pantalla de la Televisión, reivindicando desde su sillón-bol, un tanto escorado a la derecha, su derecho a la crítica mordaz y ácida, pero con carácter moralizante.

Lo más leído