El doble y la mitad.

MADRID, 23 (OTR/PRESS)

¡Que manera tan fea ha tenido el presidente del Gobierno de celebrar que ya hace treinta años que los españoles dejamos atrás los fantasmas del golpismo, pienso que para siempre! Treinta años después de aquel 23-F bochornoso, Zapatero no ha encontrado mejor forma de eludir la pregunta sobre por qué nuestra economía no crece cuando si lo hacen las de nuestro entorno que le ha hecho Rajoy en el turno de control al Gobierno, que escudarse en que «no quería discutir» con él porque era el 23-F, un día que treinta años atrás fue de «unidad, lucha por la libertad y dignidad». ¿Y que tendrá que ver la velocidad con el tocino, señores? Pero nuestro presidente se ve que no pierde ocasión de dar peras aunque le pidas manzanas cuando la realidad no se ajusta a sus intereses

Si no fuera por la burbuja inmobiliaria y del ladrillo estaríamos creciendo como los demás, se aventuró a añadir como estrambote Zapatero. Culpa del PP, lo que sea, está visto, también esto, aunque -a todo hay quien gane: a desparpajo también- quien ayer consumó el esperpento y la impostura fue el vicepresidente tercero Manuel Chaves, al afirmar en la otra Cámara, el pobre Senado, que la culpa de los ERES fraudulentos de cuan el era presidente de Andalucía: ERES que intentaron beneficiar o beneficiaron a amigos y allegados del PSOE gobernante, CCOO y UGT, fue, ¿de quien? Del PP. Del hoy candidato a alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, que en el tiempo del ‘pille’ era Delegado del Gobierno de Aznar en Andalucía, y de Eduardo Zaplana, hoy en la empresa privada y entonces Ministro de Trabajo. Con un par, el señor vicepresidente tercero, con perdón por la alusión

Dos no discuten si uno no quiere, pero el líder de la oposición no fue a la sesión de control al gobierno del Congreso a discutir con el presidente del Gobierno, sino a preguntarle, como es su obligación, por lo que se preguntan millones de ciudadanos, ¿cómo es posible que estando en una crisis internacional que golpea con fuerza en todas las economías de nuestro entrono, a los españoles nos vaya peor, la mitad de bien que a nuestros socios en lo que empieza a ir bien, y el doble de mal en lo que sigue mal?. Como el paro: es lo peor. «Tenemos que solucionar el problema del paro, y lo haremos sin su ayuda», replicó la vicepresidenta Salgado a la portavoz popular Sáez de Santamaría, cuando esta le preguntó si estaba satisfecha de su balance tras dos años como responsable económica. ¡Viva el talante! Si para algo necesita el gobierno la ayuda del primer partido de la oposición, y lo está teniendo, es para reformar el mercado laboral y que pueda crear empleo. Lo que se evitó el 23, como recordó Rajoy al presidente en los pasillos, fue que el gobierno no tuviera que dar explicaciones en el Congreso a los representantes de la soberanía nacional; eso -dicho sea en tono menor- es muy poquito respetuoso con lo que es un Parlamento democrático

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído