La Marea de Pérez Henares

La infalible Narbona

La ministra Narbona nunca se equivoca. Jamás falla. Sabe una barbaridad de Kioto, de reciclajes, gases invernadero, calentamiento global y todo tipo de leyes medioambientales. Sus oráculos de cabecera son elegidos entre los más concienciados ecologistas del país que recitan los preceptos verdes con el mismo fervor que los ayatollas chiitas las suras del Corán.

Sus consejeros áulicos son escrupulosamente seleccionados entre quienes tienen absoluta pureza de sangre en lo políticamente correcto. A saber: los pantanos son fachas, los trasvases satánicos, las desaladoras beatificas, las nucleares tabú, las eólicas seráficas. En mantra es el ahorro y la conversión masiva al recto camino de la despilfarradora sociedad.

La ministra Narbona sabe mucho y tiene mucha experiencia parlamentaria , de oposición y de gobierno en las cosas verdes. Pero la ministra Narbona no tiene ni puñetera idea del campo, ni del monte, ni de su gente ,ni de cómo tratarla ni de que hacer con estas tierras que en el fondo le interesan poco menos que un pimiento. En todo caso para declararlos reos de los incendios, de las sequias.

La ministra Narbona es una enemiga declarada del modo de vida rural. Si por ella fuera sería mejor que en el campo no quedara un solo campesino de esos que no hacen mas que adulterar la Naturaleza, que la cultivan, la pastoean, cazan, pescan y en cuanto pueden sacan sus peores instintos y la inundan con el agua que escasea y luego le meten un cerillazo para que arda todo.

La ministra Narbona no es, para nada, responsable de que un año más estemos ante la catástrofe del fuego sin que se haya dado un solo avance en su combate y si una pila de desatinos y desafueros. La culpa es de cuatro gallegos locos y criminales y tres catalanes enloquecidos.

La ministra no es en absoluto culpable de que, sospechando que el ciclo de sequía iba para más de un año, no se haya puesto absolutamente ningún remedio a lo que era una evidencia que se nos venía encima. Los culpables son los valencianos y los murcianos, casi los únicos que riegan a goteo y miden los milímetros de agua, que lo despilfarran todo, se duchan todo el día y dejan que los turistas se laven los dientes.

Todos somos culpables de la nueva catástrofe medioambiental. Todos menos la ministra Narbona.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído