La Marea de Pérez Henares

Integrismo islámico y turismo

El turismo es para algunos países de norte africano un esencial asidero para intentar avanzar hacia el desarrollo y el bienestar. El integrismo islámico es una vez más al dalla que siega de raíz cualquier posibilidad.

No es ocioso hacer la reflexión de que es misión casi imposible encontrar países musulmanes en todo el planeta que mantengan un razonable índice de calidad media de vida, sin brutales desequilibrios y con un aceptable sistema de derechos humanos y democráticos. Por el contrario son abrumadora mayoría los sometidos a las peores condiciones de miseria, a las teocracias más terribles y brutales donde libertades y derechos simplemente son algo inexistente y supeditado a la interpretación clerical del libro sagrado presuntamente revelado por un dios.

¿Tiene algo que ver la religión con todo ello?. Pues sí y negarlo supone una estupidez intelectual, es negar el propio Renacimiento y la Ilustración en nuestra área, negar lo combatido y sufrido desde el Renacimiento pasando por la Ilustración y el Marxismo hasta conseguir que “el hombre es la medida de todas las cosas” contra quienes quisieron aplicar (y aquí hasta hace muy poco) teocracias o sucedaneos de las mismas. Es algo que se tiene claro con los clérigos de “casa” pero el Islam y los imanes tengan bula.

Hoy , además, y tras los intentos de un cierto laicismo o al menos de una separación religión-estado, preconocida por Nasser, el FNL argelino y el partido Baas en Siria e Irak, lo que están viviendo muchos países musulmanes, y hay hechos como el brutal y criminal error cometido en Irak que ayudan mucho, es una involución atroz y un avance del integrismo islámico fanático y sanguinario (sea este el chiita de los ayatolas o sea el wahabismo suní) de imponer la teocracia mas siniestra, que amenaza al mundo entero y les amenaza a ellos. Sus terribles atentados los hemos sufrido todos, ellos y nosotros.

Egipto ha sido uno de sus objetivos primordiales. Su consecuencia ha sido, a pesar de su inigualable oferta, un frenazo terrible del sector a pesar de que hay que reconocer el esfuerzo en seguridad, que se nota y que ofrece más que aceptables garantías en las rutas y destinos abiertos. Otros han debido ser cerrados y algunos lugares son de imposible visita.

Pero es que hay algo más. El turista se siente cada vez más desplazado , juzgado y condenado , percibe fija en el una mirada continua de rechazo por parte de la población o de parte importante de esta. Y eso incluso en Egipto, de donde acabo de regresar, cuyo pueblo es de los más agradables y hospitalarios de la tierra.

El colmo suelen ser los propios guias empeñados en convertirse en una especie de propagandistas del Islam, que buscan el debate religioso y pretenden adoctrinar a los viajeros y afearles sus conductas y maneras de pensar para con ellos. Solo la educación y la falta de ganar de crearse problemas eluden, y no siempre, situación tensas pero que no dejan de ser desagradables.

En ese clima popular creciente no pueden entender, tal es la omnipresencia de la religión en sus vidas, que para otros ello es una cuestión estrictamente intima y personal. Una creencia y una escala personal de valores pero no la constitución de las constituciones y que pretender convertirlas en leyes por encima de la s leyes de los hombres es intolerable. Esa incomprensión es cada vez más intensa, mas radical y está incluso transformado su paisaje humano que se trasluce en vestidos, hábitos y pautas de conducta.

Y es radicalmente imposible hacer ir a los turistas allá donde se sienten malmirados y donde, tras la vista a la última y maravillosa piedra milenaria, es necesario enclaustrarse en el hotel para occidentales pues fuera solo encontraran la reprobación si se les ocurre cometer la osadía de intentar beberse una cerveza.

OFERTAS ORO

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 41 Y EL 50% !!!

Una amplia variedad de las mejores ofertas de nuestra selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído