Bokabulario

A María Antonia Iglesias le molestan los «horteras con cruces» en Santiago

En cuanto rascas un poco a un/a progre/o/a sale un señorito. La célebre María Antonia Iglesias lamenta que los «horteras con cruces» abarroten Santiago.

Juzgad vosotros mismos las frases de la señorita que dijo en la Radio Galega:

Lo que habría que hacer es poner numerus clausus para acceder a la capital de Santiago.

No sé cómo evitar, salvo cayendo en un elitismo que sería muy criticable, la cantidad de horteras con cruces de madera que pasean todo el día por el Obradoiro.

Y es que no hay manera de cruzar la Plaza.

Los que conocemos Santiago desde hace muchísimos años, y para los que forma parte de nuestra vida, nos sentimos realmente invadidos por una colección de horteras.

¡La que montaría este cruce entre hámster y piraña si sus frases las hubieran pronunciado Ana Botella, el cardenal Rouco o Acebes!

Sí, ya sé que vais a decir que para paisaje desagradable el que ofrece esta señora, sobre todo con su voz y sus insultos, pero os animo a conteneros y a leer esta respuesta de otro periodista gallego, Carlos Luis Rodríguez.

Representante de esa visión, que ahora cultiva María Antonia Iglesias, fue Franco. También él venía a pasar el verano a una Galicia a la que sus servidores acicalaban para que fuese como las aldeas que el fiel Potemkin preparaba para la zarina. El Pazo, la Zapateira, el Náutico, algo de folclore, pero todo sin la presencia de pailanes que alterasen el cuadro, los mismos que ahora enojan a la ilustre colega.
Aunque el barniz ideológico haya cambiado, es parecida la consideración de Galicia como una huerta en la que se cultiva una nostalgia perecedera [COMENTARIO MÍO: la misma consideración del campesinado y del caserío vascos tenían Sabino Arana y sus conmilitones del PNV; ellos, eso sí, vivían en la ciudad]. No caben en ella los peregrinos con cruces de madera que llenan de vida el Obradoiro. A María Antonia le molestan tanto los peregrinos como las cruces y considera que la ciudad debiera cerrarse a tanta muchedumbre supersticiosa y vulgar, sin clase ninguna.

Recordad sólo que esta señora, como buena hiprogresista, quiere numerus clausus en Santiago para que los horteras, o sea, el pueblo sencillo y trabajador, no le estropeen el paseo por la plaza del Obradoiro. Supongo que la culpa es de los obispos.

El otro día leí una reseña del penúltimo rebuzno de esta pretoriana del Imperio Progre. Lo profirió en Canal 33. ¿Alguien puede hacer la cuenta de CUÁNTO cobra María Antonia Iglesias al mes por sus paseos por las televisiones y las radios nacional-socialistas y pperas?

CODA: Más hiprogresía. La fortuna del matrimonio Kirchner, propietarios de Argentina y aliados de Rodríguez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído