Bokabulario

¡Qué frío ha hecho en junio pasado!

Estamos a punto de acabar julio. Hace calor pero no tanto como los agoreros del cambio climático sostienen. ¿Ya no recordamos las lluvias de mayo y el ambiente templado de junio?

El tiempo es uno de los temas de conversación más manidos, pero a la vez la gente tiene una escasa memoria sobre el tiempo que realmente hizo hace unos años. ¿Quién se acuerda de los agoreros del año pasado, los que pronosticaron un verano que nos freiría los sesos?

El Servicio Meteorológico británico ha afirmado que este año será el más caluroso desde 1659, año desde el que se documentan anualmente las temperaturas en el Reino Unido, y que se batirá el récord de 1998.

En mayo, llovió a mares en toda la Península, hasta el punto que ZP suspendió el no-trasvase (la conduccción temporal de agua de boca del Ebro a Barcelona). ¿Y qué ocurrió en junio?

Según los datos recogidos por el meteorólogo Antón Uriarte en su blog, junio de 2008 está entre los junios más fríos desde 1979, fecha en que se empezaron a medir las temperaturas de la Tierra por satélite. Yo recuerdo que alguna noche de ese mes dormí con manta.

Y en el mar Ártico, pese a los titulares alarmistas y las campañas de Greenpeace, hay el mismo hielo -o más- que en años anteriores.

¡Menos mal que la Tierra se está calentando, proque si no fuera así tendríamos que estar en la playa con jersey!

PREMIO TIZA DE ORO

En estos momentos hay que releer artículos como el de Miguel Boyer Arnedo en el que afirmaba que el frío se había acabado. Supongo que, aparte de la ideología progre del escrito, el único mérito para que El País publicase esta memez eran los apellidos del niño, hijo de un ministro del PSOE.

el problema es que el planeta se está calentando muy deprisa.

Inglaterra será como el Norte de África, medio desértica. La selva amazónica se quedará en una mera sabana.

deberíamos vivir cerca de los trabajos o trabajar cerca de donde vivimos (para ahorrar en transporte). No ir de vacaciones al quinto pino, en un monstruoso avión que escupe polución y muerte a borbotones por sus turbinas rugientes, como venido del infierno.

Nuestros líderes culturales, políticos y económicos deberían sustituir la chaqueta y la corbata por algo como la chilaba, tan cómoda y fresquita.

Piense en la actual sequía del país y sepa que sólo es el principio.

la irresponsabilidad social del ciudadano, es quizá el mayor mal de nuestro tiempo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído