Bokabulario

Fuego a voluntad sobre el disidente (I): Víctor Gago

La clase política, cada vez más convertida en oligarquía, no consiente las disidencias. Al periodista Víctor Gago le ha denunciado la directora de comunicación del PP por injurias.

Leyendo el blog de Crispal me entero de la nueva patada que la casta política en general y la cúpula del PP propinan a los contribuyentes. Víctor Rodríguez Gago ha sido demandado por injurias por la Directora de Información del PP, Carmen Martínez Castro (la de «por favor, Carmen»), tras realizar unas declaraciones en un coloquio en Radio Intereconomía. Aquí lo cuenta todo el afectado, y muy bien. Así que tenemos a una periodista denunciando a otro periodista y, en concreto, a una individua que cobra de nuestros impuestos arremetiendo contra un contribuyente.

Después de Losantos, llega la caza menor (con perdón). La oligarquía no va a admitir ninguna voz que se no sea la del coro de aduladores. Hay querellas contra unos dibujantes de El Jueves por un dibujo grosero (la revista parece hecha para los escritores de mensajes de water público), pero cuando un miembro de la casta poítica grita «¡muera el Borbón!», los demás oligarcas corren a ampararle.

En cambio, no hay denuncias contra Gabilondo ni contra Boris Izaguirre, ni contra quienes llamaban «¡asesinos!» o «hijos de puta» a los militantes y votantes del PP

Desde hace tiempo tengo decidido que no volveré a votar al PP; estos actos de los apparatchiks, que viven de nuestros impuestos, me confirman en ello. ¿Que ZP se mantiene ocho años más en el poder? Si la alternativa es cambiarlo por una copia cada vez más parecida al original no me importa. ¿Qué diferencia puede haber entre Carmen Chacón y Soraya Sáenz de Santamaría, entre Pepiño y Carmen Martínez Castro, entre Bono y Gallardón, o entre la momia Fraga y la pizpireta Leire Pajín? Todos creen en el cambio climático, en Obama, en la Expaña confederal, en las cuotas sexuales, en el intervencionismo, en que el desfile del 12 de Octubre es un coñazo, en pactar con los nazis… Y todos están de acuerdo en amordazar a los escasos disidentes.

CODA: ¿Quién ha escrito estas frases?

La bronca entre políticos y periodistas forma parte del guión, incluso se puede interpretar como un saludable ejemplo de tensión democrática. Lo que no es de recibo es intentar cercenar las voces críticas, amenazar directa o indirectamente a un medio de comunicación o utilizar el BOE como arma en esa pugna. Hacerlo con la complicidad de un sector de la profesión resulta particularmente repugnante

Cuando el presidente Zapatero hincha el buche para escupir lo de «bazofia periodística» insulta, con acritud y sin gracia, pero insulta. Cuando Montilla masculla lo de la derecha «desvergonzada» también insulta, de forma adusta y desabrida, pero insulta. Ni siquiera resultan originales; los políticos y especialmente los socialistas han desarrollado una singular destreza a la hora de transformar las denuncias periodísticas sobre casos de corrupción en «vendavales antidemocráticos» o «basura amarilla».

La respuesta, aquí. Gracias, Elentir.

SUPERCHOLLOS

¡¡¡ DESCUENTOS SUPERIORES AL 50% !!!

Las mejores descuentos de tiendas online, actualizados diariamente para tí

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído