Bokabulario

La UCD «destruyó» sumarios del maquis que implicaban a Carrillo

Dentro del espíritu de reconciliación que hizo posible la transición, los listos de la UCD limpiaron los expedientes de Santiago Carrillo. Y el abuelito de Paracuellos lo paga volviendo a la guerra civil.

¡Qué tonta es la derecha! ¡O qué buena! Mientras la izquierda (PSOE y PCE) es tacticista y no tiene principios -salvo la conquista del poder-, la derecha, sobre todo si es acomplejada, está dominada por buenos sentimientos. Por ejemplo, el PSOE y el PCE pidieron y aprobaron la Ley de Amnistía para cerrar las heridas de la guerra y ahora proponen su derogación… para cerrar las heridas de la guerra. La curación de la guerra civil es como el viaje al centro del PP: una historia interminable. Desde hace unos años, Carrillo está legitimando la expulsión de la derecha y de la Iglesia del sistema político y aventando el odio.

Para convertir a Carrillo, el golpista del 34 (vuelve a justificar el golpe de Estado en su último libro), el genocida de Paracuellos, el asesino de camaradas y el asilado de Stalin, en un modelo para la reconciliación, la UCD hizo desaparecer unos sumarios militares de Valencia en los que se investigaba su implciación en el maquis. ¿Dónde estarán? ¿Los buscará Garzón entre montería y montería?

El Gobierno de Unión de Centro Democrático (UCD) hizo desaparecer de Valencia los expedientes de juicios sumarísimos de Franco contra Santiago Carrillo, líder del Partido Comunista de España en la posguerra. Dos de los voluminosos dossiers no se han hallado entre los documentos trasladados hace tres semanas desde Capitanía General de Valencia a Madrid, pese a que debían estar en ese depósito. Según ha podido saber LAS PROVINCIAS entre los años 1981 y 82 fueron trasladados al Consejo Superior de Justicia Militar y desde entonces nada se sabe sobre ellos.

En los edificios militares de la capital del Turia había, al menos, tres de estos sumarísimos contra el líder comunista. La lucha del régimen contra sus detractores llevó al arresto de guerrilleros en el Maestrazgo que, cuando eran detenidos, aseguraban seguir instrucciones de Carrillo. De ahí que los sumarísimos estuvieran en Valencia.

Pero el Gobierno de UCD (con los mandatos de Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sotelo) se llevó dos de estos documentos sumarísimos a Madrid. Se trata de un juicio rápido donde se juzga, casi siempre se condena, y se cumple la sentencia.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído