Bokabulario

Melilla, ZParo nos humilla ante Marruecos

Estamos en manos de un Gobierno que -lo siento- trabaja en contra de los intereses nacionales. No sólo me refiero a la financiación, sino, además, el fomento del odio contra media España y una política exterior de sumisión ante nuestros enemigos. Fijáos en lo que ocurre en Melilla.

Miguel Ángel Morantinos nos humilla a todos los españoles con su viaje a Gibraltar, territorio pendiente de descolonizacion, según la ONU. El otr día, el funcionario Moratinos, que cobra una pastizara como ex alto cargo de la UE, justificaba en El País la ayuda al Tercer Mundo que nos roba el PSOE a los españoles con el argumento de que hay mil millones de pobres. ¿Y cuántos hay en Expaña?

Pero Moratinos hace sólo lo que le manda su jefe: ZParo.

Nos dicen los ZParo y los Javier Valenzuela que Aznar llevó a España al «vasallaje» respecto a Estados Unidos (Viajando con ZP, pág. 26). Ellos, que son unos patriotas modernos -por eso roban a los gallegos y los extremeños para dárselo a la oligarquía catalana- han elegido ser vasallos no de la mayor potencia del mundo, una república democrática, sino de Marruecos, un país propiedad de un sultán despótico.

Estremecedor reportaje de El Periódico de Cataluña sobre el régimen de los policías españoles en Melilla.

Había irritación, quizá solo desánimo, en el policía de la frontera de Melilla: «¿Está esperando el Gobierno español a que maten a uno de los nuestros para implicarse?».

Desde esa supuesta zona neutral, la policía y la Guardia Civil españolas reciben todo tipo de agresiones, que en los últimos meses se han incrementado sin que nadie mueva un dedo. Un policía español fue casi noqueado de un par de puñetazos en la cara en la frontera de Farhana. Requirió atención hospitalaria.

«Estamos desprotegidos, no podemos defendernos. ¡Que venga Rubalcaba y lo vea!», añade. En tierra de «nadie», que no es de nadie porque los agentes marroquíes se mueven con toda libertad, «los españoles tienen vetada la entrada por orden del Ministerio del Interior», añade el guardia civil

Y aquí viene lo gordo:

Los agentes españoles corren riesgo de ser expedientados «si pisan terreno neutral», denuncia Olivella. Paradójicamente, si no actúan en caso de auxilio pueden ser enjuiciados. Hace unos meses, un subdirector de la policía cruzó la línea, entró en la tierra de nadie para dispersar a unos desalmados que impedían el paso a una ambulancia que procedía de una ciudad marroquí con un enfermo y, cuando volvió a su despacho, se topó con un expediente sancionador. «Fue el premio a su labor humanitaria», ironiza un compañero.

Marruecos sólo entiende la fuerza como elemento de las relaciones internacionales.

La situación internacional de Expaña -aislada, ensimismada, estúpida- es similar a la que tenía en 1898. Nos puede pasar como entonces o como le ocurrió a Argentina en los años 40. Ante sus veleidades pro-nazis, Estados Unidos prefirió apoyar a un aliado de más confianza: Brasil.

CODA: Más sobre Marruecos

-El racismo:

Fueron las autoridades marroquíes, las mismas que incumplen su compromiso como firmantes de la Convención de Ginebra, las que decidieron manu militari poner fin al campamento. Fue en la madrugada del sábado. Sin luces ni taquígrafos.

-La infiltración del narcotráfico:

Detenido en Marruecos el abanderado de la lucha contra la droga

-El Polisario protesta por el expolio del Sahara Occidental

-La emigracion como arma política de Marruecos contra Expaña.

La repatriación de menores inmigrantes continúa paralizada cinco años después

Obama, a diferencia de ZParo y de la élite cultural y política española, obliga a Marruecos a cumplir las resoluciones de la ONU sobre el Sáhara.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído