La Marea de Pérez Henares

Camps salva el sillón, Rajoy respira

Camps salva el sillón y Rajoy respira. El Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha decidido el archivo de la causa por el “Caso de los Trajes” y el PP tiene hoy una enorme sensación de alivio y de haberse quitado el peor peso de encima.

Lo cierto es que las imputaciones a Camps y otros altos cargos, que cuando vinieron da Garzón hablaban de no se cuantos cientos de miles de euros, se quedaron tras las investigaciones y cuando hubo que aportar pruebas en el presunto regalo de 4 trajes y un par de zapatos. Camps decía haberlo pagado y el sastre mantenía que los pagó, por él, la trama de Correa. El presidente valenciano cometió el error de negar conocer al “Bigotes” y no poder demostrar con una factura el abono. Pero ahí quedaba todo, que desde el punto de vista político, estético y hasta ético tiene indudable tacha. Pero judicialmente era muy poco por no decir que era nada.

El juez instructor se agarró a una extraña, decaída y desusada figura del código penal “cohecho impropio” para después de reconocer la escasa cuantía, suponer que no podía entenderse los trajes como un “obsequio en base a costumbres sociales normalmente admitidas” sino como “Dádiva” y reconocer que en absoluto podía inferirse la obtención de favores o contratos a cambios de esos regalos, imputar a Camps por esa cuestión cuya pena era una multa de 2.500 euros pero que acarreaba un juicio y con jurado popular. O sea, algo penoso y quizás insuperable para un Presidente de una Comunidad Autónoma aunque luego fuera declarado inocente. Jurídicamente, pues, la causa a muy duras penas se sostenía. Pero políticamente la torpeza y las posibles, y en el caso de conocer al Bigotes mas que posibles, mentiras de Camps lo colocaban caso de seguir adelante la causa en un callejón sin otra salida honorable o que al menos causara el menor daño posible al partido que su dimisión.

Era una cuestión , pues, y lo seguirá siendo, política pero necesitaba de la munición judicial para poder ser efectiva. Y esa munición, en lo que respecta a Camps se ha agotado- en lo que respecta a los bolsos de Rita Barberá , la pasada de frenada había hecho salir el tiro por la culata- y ello, hay que señalarlo ha sucedido a pesar de la magnificación exagerada y las presiones, hasta del propio ministro de Justicia, mediáticas , que resultaban ya descaradas, reiterativas y sesgadas. Si los jueces exculpaban era por “conservadores” mientras nada se decía que quienes pretendían seguir echando leña al fuego de la causa eran magistrados propuestos para sus cargos por el PSOE. Lo denunció y probó en un excelente artículo Victoria Prego en “El Mundo” justo cuando la víspera de la decisión más arreciaba la campaña en “El Pais” y la SER.

El PP , dimitido Barcenas y “desimputado” Camps, empieza a poder ir desenredándose del “Caso Gurtell” que el ha tenido maniatado en estos últimos meses. La trama de Madrid importa muy poco a la dirección de Génova y están muy en eso de quien “la haga que la pague”. Y parece que la han hecho , pero parece también que esencialmente en beneficio de sus propios bolsillos y no de la caja del partido. Ademas son chicos y cargos postulados y aupados por Esperanza. Que se apañe que demasiada guerra da la Aguirre hoy con boca caliente “piquetero retrógrado” y al día siguiente con zalemas a ZP y tarta y cánticos lisonjeros al amigo Rubalcaba que es para muchos peperos el “enemigo público nº 1”. Rajoy con su gallega manera de medir tiempos y aguantar decisiones manteniendo a todos en vilo, ha vuelto a capear un negro temporal y de alguna manera volver a ganar una batalla. Que tratándose de Rajoy y del PP acaba siendo siempre interna. Ahora sí que él y Camps se pueden ir tranquilos de vacaciones.

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído