La Marea de Pérez Henares

A los libros me voy y a libros les convoco

Se acabó. No tengo un pase más. La hegémonica estupidez medioambiental acaba con el más curtido sentido del humor (que no es mi caso) y cuando esta se reitera machaconamente acaba por hacerte perder la ironía y caer, en un descuido, en el grito. Y cuando uno, exasperado por la estupidez, grita es cuando el tonto de enfrente se ha salido con la suya.
A mi me pasa, y mira que me arrepiento, cuando a lo anteriormente descrito se une el cansancio mental. Ahora estoy bastante mejor de lo segundo pero lo primero avanza inmisericordemente por tierra, mar y aire: politica, sociedad y pensamiento (presunto).
O sea que a los libros me voy. Aquí me refugio, con ellos me reencuentro y de ahí no me va a hacer salir ni la policia judicial de Rubalcaba, que no creo que venga al monte a ponerme en la «cuerda de presos», pero nunca se sabe si seré culpable de algo. Debo admitir regalos (espero que me siga llegando el queso) y he llegado al jamón de pata negra en alguna ocasión. Que , por supuesto, ni se me pasó por la cabeza la insensatez de devolver.

Pero dejemos el queso y el jamón , que la navidad queda muy lejos y a los libros que me voy y ahí quiero llevarles.

Muy simple:compartamos los mejores entre los últimos que hemos leido. Les propongo hacer una selección de imprescindibles para lo que nos queda de verano.

Empiezo, ya que propongo el juego, con el mio. Acabo de terminarlo porque me lo había guardado para disfrutarlo sin prisas este verano. Es de mi amigo Manu Leguineche y es una joya entre sus joyas. Es un libro hondo y que navega, sin embargo, con gracil soltura por el pecho del mar de la vida . Se titula «El Club de los Faltos de Cariño» y no tiene género al que pueda adscribirse. Pero es genial, para gustar, degustar, reirse, pensar y encontrarse con la inteligencia, el sentido del humor, la ironia, la bonhomia, la sabiduría, la experiencia vital y hasta algún pequeño rezongo y alguna mania de ese vasco que eligió la Alcarria para vivir. Se lo recomiendo muy encarecidamente.
Y les dejo algunas frases:

«Lo esencial no es habitar una casa sino que ella te habite en ti. Es lo que buscaba cuando bajé del sirimiri al trigo. Pero si hay gato, la casa es del gato. Tú sólo pagas la hipoteca. Nadie es dueño de un gato, ocurre al revés». En la Antiguedad, los gatos eran dioses. Y no se les ha olvidado (sic) Dicen que es difícil el proceso de amestramiento de un gato. Muki me amaestró en tres dias.»

«Antes eras joven. Los viejos eran todos los demás. Hasta que miras por todos lados y todo el mundo es más joven que tu, el primer ministro de Islandia, el ganador del Nobel de Química, el hombre más rico del mundo»

«Hasta la lumbre agradece la compañia. Cuando voy a avivar el fuego este se alegra,chisporrotea»


«El secreto de un candidato a las elecciones es parecer tan estúpido como quien le escucha. Así, lo que asisten al mtin se sienten tan inteligentes como él»

P.D. Este viernes me acercaré a Brihuega a visitar a Manu. Volveré mejor, en todos los aspectos, de lo que voy.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído