Bokabulario

El abuelito Cebrián no admite que se ha hecho viejo

Yo no daba un duro por el futuro de Público cuando apareció… y me equivoqué. Creo que su asentamiento se debe, no sólo al apoyo de ZParo, sino a que muchos progres encuentran en ese País para víctimas de la LOGSE lo que quieren y les gusta. La época de PRISA ha pasado.

Estos de Prisa no se enteran, su tiempo ya pasó. El rollo progre intelectual elitista ya no vende; ahora se lleva el rollo progre chancleta y pantalón pirata, propio de La Sexta, Público y demás familia.

La definición no es mía, sino de un tal Sertorius en un foro de El Confidencial, pero la suscribo completamente.

Y añado lo siguiente, espoleado por el ingenio ajeno:

–El joven progre ya no quiere ser crítico literario en El País, sino DJ profesional.

–El joven progre ya no quiere leer a Juan Benet, sino jugar a la PSP.

–El joven progre ya no quiere ser profesor en la universidad para abrir las mentes a los estudiantes, sino enchufado en la empresa de papá y cobrar una pasta a fin de mes.

–La joven progra ya no va a vestirse a Loewe, sino a tiendas étnicas.

–El joven progre no ve las peliculas de Almodóvar porque le parecen un ladrillo incomprensible; prefiere Mentiras y gordas.

–El joven progre está convencido de que hay cientos de miles de españoles abandonados en las cunetas cuyos huesos afloran en cada siembra.

–El joven progre se asombra cuando le dices que al rey Juan Carlos le nombró Franco.

–El joven progre está convencido de que Obama está manejado por la CIA y las petroleras y no es el nuevo Kennedy.

–El joven progre ya no cree que el jefe del fascismo es Blas Piñar, sino Mariano Rajoy.

–Para el joven progre, Cebrián es como el Abuelo Cebolleta, al que esta deseando que se le meta en una residencia para no tener que aguantar sus regañinas ni ver cómo se le cae la baba. El joven progre está encantado con ZParo porque es como sus padre: cuando le dice que se va de marcha, le da 100 €, las llaves del coche y una caja de condones.

Ejemplo de progre-Público: Eduardo Madina.

SI TIENES MÁS DE 45 AÑOS…

Juan Luis Cebrián se puede aplicar esta descripción de Ignacio Camacho sobre el cambio generacional:

SI tienes más de 45 años, si eres de clase media, si te educaste bajo la jerarquía de un maestro y te enseñaron a respetar los símbolos de tu país, si creciste creyendo en las virtudes del esfuerzo, no son buenos tiempos para ti en España. Tu criterio político cotiza en baja, votes a quien votes, porque se basa en los valores caducos de una democracia balbuciente e indecisa, y tu fuerza laboral ha dejado de ser significativa.

En casa no te sentirás mucho mejor; tu hija post-adolescente puede abortar sin que te enteres, y en todo caso es probable que algún fin de semana regrese vomitando de madrugada y pase un par de días con las hormonas revueltas porque se haya tomado la píldora poscoital que compró en la farmacia con los veinte euros que le diste para irse «con las amigas». Y si has estudiado y trabajado lo bastante duro para alcanzar un empleíto de 1.500 euros netos al mes, no sueñes con cambiar de casa ni en el improbable caso de que convenzas al director de tu banco para que te conceda una hipoteca, porque dentro de dos años no podrás desgravarla. Eres una reliquia sociológica, una criatura de la Transición, una prematura antigualla. No estás de moda. No tienes futuro, y el presente tampoco te muestra su prometedora sonrisa de Gioconda.

En cambio, si eres joven, y sobre todo si además eres chica, la España del zapaterismo te abre sus brazos acogedores, confortables, generosos. Cuando estudies Primaria el Gobierno te regalará un portátil para que aprendas a chatear por el Messenger; podrás pasar de curso con varias asignaturas pendientes y en las noches de los viernes más locos no tendrás que acercarte al hospital a pedirle a un médico somnoliento y ceñudo que te recete la pastillita. Si aun así te quedas embarazada no hará falta que le pidas permiso para abortar a tus «viejos», y si pese a todo ello todavía quieres tener el niño el Estado te entregará 2.500 pavos para que le compres pañales. Has nacido en el tiempo correcto y en el lugar adecuado; incluso es teóricamente posible que, en caso de gustarte la política, no tardes demasiado en acumular de cuota en cuota méritos suficientes para llegar a ministra.

Janli, no te quejes: esto es lo habéis creado tú y Jesús Polanco a quien Dios haya perdonado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído