Bokabulario

El nuevo presidente de Uruguay, un ex terrorista colaborador de ETA

No sólo en España padecemos una clase política despreciable y un electorado formado por moscas que votan movidas por el odio o por las mentiras (Por el pleno empleo. Vota PSOE). En Uruguay han escogido como presidente a un viejo de 74 años (¿qué pueden ver los jóvenes en paro en un anciano?) que, aparte de haber sido terrorista, ha colaborado con ETA.

Ya sabemos que si eres de izquierdas puedes violar niñas (como Polanski) y practicar el turismo sexual homosexual (como Frederic Mitterrand, sobrino del ex presidente socialista y ministro de Cultura de Sarkozy) que todo te será perdonado. Incluso el terrorismo.

En Uruguay los militares que gobernaron el país entre 1973 y 1985 no podrían presentarse a las elecciones, pero sí puede hacerlo un terrorista tupamaro, que cometió atentados contra la democracia anterior a la dictadura, llamado Pepe Mujica. Este terrorista acaba de ser elegido presidente de Uruguay, pese a su pasado de muerte y violencia y pese a su edad: 74 años. (¿Por qué la juventud de izquierdas, tan antisistema, tan rompedora, tan rebelde, venera a momias como Fidel Castro, Saramago, Rosa Regás y este Mujica? Es algo que me pasma.)

Y para España hay un motivo de preocupación y de enfado: hace quince años, el terrorista Mujica, junto con otros tupamaros, organizó una revuelta contra la decisión de los jueces y el Gobierno de su país de extraditar a España a tres etarras. Aquí tenéis una crónica del principal periódico uruguayo que recuerda esos tumultos en los que la Izmierda produjo un muerto y muchos heridos.

la Justicia uruguaya había accedido al pedido de extradición de España de Luis Lizarralde, Jesús Goitía y Miguel Ibáñez por su participación en múltiples asesinatos, lo que fue resistido por una concentración popular, respaldada por los tupamaros. Jorge Zabalza, histórico dirigente de la organización, tuvo la honestidad de reconocer en su libro Cero a la izquierda: una biografía de Jorge Zabalza que aquel tumulto fue el último intento de los tupamaros por retornar a la lucha armada.

Ese acto de solidaridad con la banda terrorista de ETA, del que nunca ningún dirigente tupamaro se arrepintió y que costó la vida de un uruguayo en la refriega que se desencadenó, nos ha significado el tristísimo honor de ver el pabellón patrio junto al que representa sangre, horror y muerte en España: 850 asesinados llevan en sus hombros, más los heridos y mutilados por sus bombas.

Seguro que ZParo y Moratinos no son tan severos con este terrorista como lo están siendo con el pueblo hondureño, que se ha liberado de la dictura chavista… o con la saharaui Aminatu Haidar. (Como subraya mi amigo Carlos Ruiz Miguel, si Haidar fuese una terrorista etarra, como Iñaki de Juana, habría recibido mucho mejor trato, pero como es una víctima de una dictadura aprobada por el PSOE…)

CODA del 2 de diciembre: Añado esta columna de Florencio Domínguez sobre el Pepe:

En los ochenta, una vez recuperada la democracia, los tupas ayudaron a una treintena de etarras a esconderse en Uruguay. A cambio, la banda terrorista financió la emisora de radio de la antigua guerrilla, una emisora por la que el presidente electo tuvo que hipotecar su casa.

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído