Bokabulario

Dilema progre. ¿Qué es peor: una puta o un banquero?

La cúpula de la clase moralmento superior no suele andarse con matices ni con escrúpulos a la hora de soltar sus consignas. A fin de defender su caviar, llega a anteponer la calidad ética de los anuncios de prostitución a los de la banca.

José María Izquierdo, un veterano sacerdote de la secta prisaica, ha sido trasladado de la dirección de los Informativos de Cuatro a la vigilancia de fachas, carcas, neocones, reaccionarios y demás bichos que anidan todavía (eso, todavía) en los medios de comunicación españoles, sobre todo en esa sentina que es Internet. Dispone de un blog llamado Catavenenos en el que hace una peculiar revista de prensa para incondicionales. Sic transit gloria mundi!

Como para todo progre que se precie, el dinero está por encima de las convicciones, de modo que la ideología de género, que tan bien ha funcionado al PRISOE para arrinconar a los legionarios del PP, cede ante los doblones. Sí, están muy bien las cuotas de mujeres, la paridad, la revolución sexual, pero si hay que elegir entre las páginas editoriales de El País y las páginas de anuncios de prostitución, Izquierdo, como su señorito, escoge, sin vacilar, éstas.

El viernes 2, con motivo de un editorial de La Razón contra los anuncios de prostitución en la prensa, Izquierdo saltó contra los compañeros y se lanzó a una defensa de la libertad de contratación de servicios sexuales entre las partes y de la libertad de mercado. Me malicio que la causa de esta coincidencia de un progre con los liberales más libertarios reside no tanto en la libertad como en la pasta que le dejan a El País: en torno a seis millones de euros anuales.

Lo malo es que, empujado por su superioridad moral como un globo por el viento, este coronel del Imperio Progre compara los anuncios de prostitución con los anuncios de los bancos, y sobre estos últimos añade su regañina moral, propia de las abuelitas:

Y cada medio, que se piense si es más o menos ético publicar anuncios de contactos que de bancos que han ofrecido hipotecas basura, dicho sea sin ánimo de señalar.

El bloguero progre está con la libertad para copular, pero no con la libertad para hipotecarse. Izquierdo: ¿cuántos anuncios de bancos y cajas ofreciendo préstamos hipotecarios ha publicado El País? ¿estás diciendo que Botín, Rato y González son más indignos o inmorales que las putas y los proxenetas?

¿Qué les falta a los lectores de El País para que ahí se anuncie tanto el sexo mercenario?

CODA: Multa a Intereconomía.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído