La Marea de Pérez Henares

Aullidos y ladridos

Los lobos no ladran y los perros rara vez aúllan. El aullido corto de los lobeznos tiene algo de ladrido y quizás su porqué. El perro es de cierta forma un lobo infantil que no desarrolla del todo su instinto y comportamiento en pos a integrarse y liderar su manada pues entrega la jerarquía al hombre. De ese comportamiento se pueden derivar otros más, como el deshinibidor sexual patente en los lobos donde tan solo macho y hembra dominantes se aparean. Y sus expresiones, entre las que la voz tiene aspectos primordiales para sus relaciones.

Los aullidos de los lobos, generalmente de llamada y localización, de marcaje de territorio, nos han emocionado y sobrecogido siempre a los humanos. Por su sonido, por su significado y por la comprensión de que otra especie bien organizada se congrega y se reúne antes, tal vez, de iniciar la cacería. Que es cuando lo lobos callan. Su persecución es siempre silenciosa. Y en ello también discrepan de sus hermanos domésticos.

Hace unos días un video de un lobezno-que por algún percance estaba en manos humanas y recogido en un hogar- aullando ante el reclamo de unos congéneres suyos en televisión se convirtió en una de las piezas mundialmente más vistas. El lobato se soltaba la garganta y contestaba con entusiasmo a la llamada. Si alguna vez alguno de sus perros, que aunque no sea frecuente si pueden hacerlo en ocasiones, olvida su ladrar y lanza uno de estos estremecedores alaridos, no se inquieten. No es que se esté convirtiendo en un lobo. Es que lo es. Siempre lo ha sido, aunque parezca tenerlo olvidado.

(Art publicado en La Razón, en mi habitual columna de los domingos)

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído