La Marea de Pérez Henares

El atroz y continuado fiasco de la policia andaluza

Tres casos criminales han conmocionado de manera tan impactante como persistente a la población española y en todos ellos han existido fallos policiales, que en dos casos han desbordado todos los parámetros del fracaso para situarse en los del más desdichado ridículo. No hace casi falta que señale los trágicos asuntos del asesino de Mari Luz, en Huelva, condenado por hechos coincidentes en patología pero que no se tuvo la diligencia de contrastar nunca, pero sobre todo los asesinatos y desapariciones de la joven Marta del Castillo en Sevilla y de los niños de Córdoba.

En estos dos último casos el fiasco policial alcanza ya los grados de incompetencia máxima y de necesidad de actuación superior inmediata.
El bochorno policial en Sevilla debería haber llevado a la dimisión a toda una cúpula policial incapaz de un resultado y literalmente chuleada por una cuadrilla de niñatos asesinos. En Córdoba, donde por cierto, varios de los responsables de la investigación fueron, al menos en principio, coincidentes, lo sucedido es para que con urgencia y por parte de los máximos responsables policiales, esto es, el ministro del Interior, diligente conseguidor de terceros grados para etarras, actúe al menos con similar diligencia y cese a todos esos inútiles contrastados y que por lo visto tienen en Andalucía su cobijo. Semejante despropósito, amen de las ingentes sumas de dinero gastadas tanto en un caso como en otro, no tiene otra salida que una decisión tajante y ejemplar. La cúpula policial andaluza debe ser de inmediato relevada y enviada a puestos donde para nada toquen ningún elemento sensible de una investigación seria. Y eso sin hablar de otros casos menos notorio pero de gravedad también inaudita como son los robos de ingentes cantidades de droga incautada en una ocasión en la propia comisaria sevillana y en el otro en un almacén centralizado en Málaga.
La pregunta mínima que podemos hacernos es ¿que demonios pasa con la policía anduluza?. ¿A que grado de ineficiencia o de algo más grave se ha llegado en esa zona? . ¿Quienes son los responsables de tan continuos despropósitos y fiascos?
Porque desde luego creo que ningún ciudadano en su sano juicio desearía a semejante equipo encargado de una investigación que le afecte. Porque lo de confundir los restos óseos de los niños con los de roedores es para que te llamen de cualquier manera, pero policía “científica” no puede ser jamas una de ellas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído