Bokabulario

En España, el mal no es el neoliberalismo, sino el Estado

Confirmado: el Banco de España presidido por el socialista (y editorialista de El País) Miguel Ángel Fernández Ordóñez no sólo no frenó el desastre financiero en el que chapoteamos, sino que lo promovió.

En uno de esos cada vez más escasos actos de periodismo auténtico, El País está publicando un informe elaborado por la Asociación de Inspectores del Banco de España sobre el papel de la institución, que tiene encargada la supervisión del sistema financiero. Así nos gobernaron ZParo (miembro del Consejo de Estado), MAFO, editorialista de El País, Pedro Solbes (consejero de Enel y Barclays), Elena Salgado (consejera de Enersis y Abertis) y Alfredo Pérez Rubalcaba.

En España no faltan leyes, ni reglamentos, ni funcionarios, ni impuestos, ni multas, ni ningún otro elemento de la potestad del Estado; faltan que se apliquen a los poderosos y a los miembros de la casta política, desde Mad Mas a MAFO. Querido Forges: el mal no es el neoliberalismo, sino el Estado, un estado incompetente y que se mueve para satisfacer intereses particulares, sean los de los políticos colocados en las cajas de ahorros o los de la plantilla del Metro de Madrid.

Necesitamos una revolución que simplemente haga funcionar el Estado. Si es liberal, que sea liberal, y si es reaccionaria que sea reaccionaria. Pero esto no puede continuar así.

Os dejo unos párrafos.

La creencia de que la crisis económica era pasajera llevó a las autoridades y al Banco de España a fomentar las fusiones para tapar los excesos inmobiliarios de algunas entidades. Durante los años que duraron las integraciones —de finales de 2009 a 2011—, la inspección se contuvo para “no interferir” (es decir, para no incomodar a los gestores) y con la prolongación de la recesión, las manzanas podridas acabaron con todo el cesto.

«En la resolución de la crisis se ha actuado de un modo excesivamente suave con relación a infracciones que podrían considerarse como tipificadas de muy graves y que afectan a la solvencia y a la gestión; se ha sido laxo en la política de remuneraciones estratosféricas de gestores de entidades (particularmente en cajas, muchas de las cuales han acabado parcial o totalmente nacionalizadas) o en situaciones como las de Alfredo Sáez y otros directivos condenados penalmente.»

«Entre el informe de la inspección y la toma de decisiones de la Comisión Ejecutiva del Banco de España hay un excesivo nivel de filtros que solo tienen sentido para modular las conclusiones de la inspección, de modo que el informe de los inspectores no figura entre los documentos de los que dispone la Comisión Ejecutiva.»

«La forma habitual de reacción ante los indicios de delito es mirar hacia otro lado.»

Merece la pena que leáis las informaciones: aquí, aquí y aquí.

¿Por qué El País, que defendía en los años horribles del zapaterato a ZParo y la salud del sistema financiero español ahora se lanza sobre los dos? Ah, misterios insondables del periodismo de calidá.

CODA: Unos versos sobre la situación que estamos viviendo. Su autor, Andrés Freire.

Epístola moral a Miguel

Trabajarás los días con sus noches
para pagar las deudas del vecino
y no recibirás más que reproches.

Esa deuda ya acompaña tu destino,
adjudicada a ti con frío celo,
tuya la carga, ajeno el desatino.

Perderás la esperanza y el consuelo,
y aunque tú has trabajado, has sido austero,
perturbará tus sueños el desvelo.

El fisco va tenaz tras tu dinero
y, con voz elocuente y verbo noble,
cubrir busca contigo el agujero.

Al cabo, no eres viejo ni eres pobre,
digno de compasión, miedo o respeto.
No sabes mendigar ni robar cobre.

Tampoco eres tú un banco, bien repleto,
de deudas, y al caer con tu derrumbe,
se hundiría el sistema por completo.

Tu ruina personal a nadie incumbe,
cuentan más los que viven del estado,
no harás revolución con rabia y lumbre.

El mérito ha de ser penalizado,
que eres fácil pagano del tributo,
tasado, vigilado, confiscado.

¿Ignoras que el poder es absoluto,
solo dueño de leyes y violencia;
que ante él, eres uno y diminuto?

Creías ¡tan ingenuo¡ en su inocencia,
creías que era tuyo tu dinero,
votabas y negabas la evidencia.

Hoy al fin te descubres prisionero
de aquel que generoso protegía
las almas y los cuerpos, tu trasero.

Llamábamos derecho a regalías,
llamábamos dinero a su papel.
Insaciable y voraz, tu vida y mía,
el Estado las reclama para él.

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Pedro F. Barbadillo

Es un intelectual que desde siempre ha querido formar parte del mundo de la comunicación y a él ha dedicado su vida profesional y parte de su vida privada.

Lo más leído