La Marea de Pérez Henares

El toro es el paro y no vale el don Tancredo, Mariano

Todo lo demás importa una higa. Ya puede la prima de riesgo congelarse y las subastas del tesoro ser una fiesta, ya puede irse alejando la sombra de Mordor del rescate y hasta dejar de mentarla los profetas del Apocalipsis, con Ekaizer de Saruman a la cabeza, para susto de los pobres hobbits de la asolada Comarca, que aquí la cosa es que hay seis millones de parados, nueve de pensionistas y menos de diecisiete trabajando. Y o eso se remedia, o se nos comen crudos los orcos. Que nos tienen ya muy empezados.

La cifra ,por esperada, no deja de ser igualmente pavorosa, como lo es la muerte por mucho que nos esté anunciada o aún peor por ello. Son los fatídicos seis millones de parados y el que se haya quedado rozando por abajo la cifra da lo mismo que se hubiera superado el listón por alto. No hay consuelo alguno en los demoledores datos que sin escarbar siquiera muestran caras de angustia, hogares sin amparo, gentes caídas en la pobreza, personas desesperadas. Eso es y así están seis millones de españoles y en eso estamos de alguna manera todos. Porque no hay ya ni un solo compatriota que si no es el quien lo sufre, no tiene al lado un hermano, un familiar, un amigo, un conocido que haya sufrido la desgracia. Y los que se salvan , no teman, no temamos, que podemos sufrirla mañana.

De la inmensa legión cuyas dramáticas filas aumentaron a razón de 4.000 diarios hay muchos “veteranos” y en la cuenta de quienes por ello debieran hasta de callarse pero los últimos 700.000 ya le pertenecen en exclusiva al nuevo general Mariano. Esos son por entero suyos y este es el resultado, negro sobre blanco, de su primer año de mandato. Sencillamente expuesto y meridianamente claro. La buena voluntad se le supone, las intenciones no se enjuician, las dificultades se comprenden pero los hechos son los que cuentan y aquí están contados.

Otras cosas y no solo excusas habrán de contemplarse. Y se contemplan cuando toque hablar de ello y hasta se relacionan y puede que hayan de ser previas. Pero hoy el toro, como ayer y como mañana, es el paro. Un morlaco pavoroso que lleva seis años dueño y señor absoluto de la plaza España. Lidiarlo, conseguir que humille y comenzar a embarcarlo en la muleta para ver si se consigue dominarlo es la tarea esencial, casi diría que si no la única si en la que confluyen todas las demás, y que si ella no valen ni adronos, ni capotes ni desplantes ni discursos ni gaitas. No vale tampoco hacer el Don Tancredo y Rajoy ha de tenerlo claro. O es el toro o es él. Uno de los dos no sale vivo de la arena. Y por ahora, ya con un cuarto largo de la corrida trascurrida el que tiene la taleguilla destrozada es don Marino. La taleguilla lo digo por ser fino y seguir con la metáfora. Porque lo que tiene es un cornalón de espejo de los pavorosos y unos tendido queso al entrar en el ruedo tuvo ciertas esperanzas, está ya desesperado y que si no se va es porque no tiene donde irse. Bueno sí, a la arena, a que a ellos también les coja el toro.

Ha hecho bien el presidente, y habrá que decirlo aunque sea lo que ha hecho de obligado cumplimiento, el anunciar el mantenimiento de esa ayuda entre 400-450 euros y ese compromiso de no eliminarla hasta que no baje la cifra del 20 por 100. Ójala fuera posible hacerlo en tan sólo un año. Pero no es esa precisamente la previsión. Desde luego no lo es en absoluto este primer semestre del año 13. Lo que indica y amenaza es que ese listos de 6 millones no tardara en ser rebasado con creces en marzo.

(Publicado en los diarios del Grupo Promecal)

OFERTAS BRONCE

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 1 Y EL 20% !!!

Desde el descuento más pequeño a las ofertas más increíbles, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Pérez Henares

Ejerce el periodismo desde los 18 años, cuando se incorporó al diario Pueblo. Ha trabajado después en publicaciones como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo o medios radiofónicos como la cadena SER. En 1989 entró al equipo directivo del semanario Tribuna, del que fue director entre 1996 y 1999. De 2000 a 2007 coordinó las ediciones especiales del diario La Razón, de donde pasó al grupo Negocio, que dirigió hasta enero de 2012. Tras ello pasó a ocupar el puesto de director de publicaciones de PROMECAL, editora de más de una docena de periódicos autonómicos de Castilla y León y Castilla-La Mancha.

Lo más leído